La tenista española Paula Badosa conquistó su primer título de la WTA después de que su rival en la final del torneo de Belgrado, de categoría WTA 250 y disputado sobre tierra batida, la croata Ana Konjuh, se retirase por lesión cuando dominaba la española (6-2, 2-0).