05 de junio de 2008
05.06.2008
euro 2008

Aprobado raspado en el último test

05.06.2008 | 02:00
Los jugadores de la selección celebran el gol de Xavi.

Un gran gol de Xavi fue la única nota positiva en un gris encuentro ante Estados Unidos

ESPAÑA, 1 - ESTADOS UNIDOS, 0
ESPAÑA: Casillas; Sergio Ramos, Puyol, Marchena, Capdevila; Cazorla, Xabi Alonso, Xavi, Cesc, Silva; y Torres. También jugaron Senna, Guiza, Arbeloa, Fernando Navarro y De la Red.
ESTADOS UNIDOS: Howard; Cherundolo, Onyewu, Bocanegra, Pearce; Dempsey, Edu, Bradley, Lewis; Adu y Johnson. También jugaron Guzan, Beasley, Hejduk, Wolff y Mastroeni.
GOL: 1-0. Min, 79. Xavi.
ÁRBITRO: S. Jareci (Albania). Amonestó a Bradley en Estados Unidos.
INCIDENCIAS: El Sardinero, 18.000 espectadores.

La selección española concluyó la fase de pruebas previa al inicio de la Eurocopa, ante Rusia dentro de una semana, con un tímido triunfo ante la modesta Estados Unidosgracias a un gol sensacional de Xavi en la recta final, que permitió la única sonrisa nacional en un partido agrio.
El azulgrana sumó su sexto gol con la elástica nacional con una bonita maniobra en la frontal del área, después de que hubiera amasado el balón con un bello taconazo. Xavi dribló y resolvió con la derecha para alegrar el último ensayo antes de la gran cita y que se había afeado tras una insulsa primera mitad.
El gol de Xavi fue además producto de la mejoría nacional tras el descanso. Los cambios motivaron la disposición española, que movió con más soltura e incluso verticalidad el esférico. Es cierto igualmente que Estados Unidos, muy ordenado en el primer acto, bajó enteros y facilitó los desdoblamientos de Ramos y Navarro.
El propio Xavi había lanzado previamente un disparo al larguero de libre directo y también tocó madera Senna en los mejores minutos del equipo nacional, cuando se liberó de los grilletes iniciales para ofrecer mayor pasión en su juego.
Hasta entonces España había sido una selección sin soluciones ni carácter. El teórico once titular, sin los lesionados Iniesta y Villa, defraudó a los aficionados, que en el El Sardinero les dedicaron incluso algunos silbidos.
El equipo nacional estaba obligado a mejorar la versión ofrecida ante Perú, pero desaprovechó la oportunidad porque en el primer acto no encontró la vía adecuada. Su fútbol de toque se atrancaba cuando llegaba a banda o en la frontal del área de los estadounidenses.
Los americanos incluso se soltaron en varias ocasiones, lanzaron rápidos contragolpes y en uno de ellos Johnson cabeceó a escasos metros de Casillas, pero el balón se marchó cerca de la madera. España perdía confianza y hacía perder la confianza de los aficionados.
El descanso y los cambios -Guiza y Senna- modificaron el ánimo nacional. Era ahora un equipo más decidido o al menos atrevido y vertical, pero sin definición. No obstante encontraron grietas en el planteamiento de Estados Unidos y por una de ellas Xavi situó su borceguí para proporcionar oxígeno.
El triunfo sirve para mantener el ánimo, pero la incógnita del rendimiento nacional está presente en cada jugada y en cada futbolista. Ahora sólo quedan ocho sesiones de entrenamiento para que Luis Aragonés consiga refrescar a sus jugadores, restarles presión y tensión y lograr el máximo de cada uno para beneficio de una selección y de un país que ansía la gloria en una gran cita.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Ver calendario completo

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine