Cinemaldea bate récord de asistencia y busca traspasar las fronteras de Porriño

El ciclo de cine del Festival de Cans reunió a 300 personas en las parroquias para visualizar cuatro cortos de la edición del 2023 | El cineasta Ángel Santos cerró el evento

Asistentes a una de las proyecciones del Festival en las parroquias. // D.P.

Asistentes a una de las proyecciones del Festival en las parroquias. // D.P. / eva míguez

Cinemaldea, el ciclo del Festival de Cans que lleva las proyecciones a las zonas rurales de Porriño en donde habitualmente no existe la posibilidad de visualizar films, ha cerrado su última edición este fin de semana con un récord de asistencia. Según explican desde la organización, fueron 300 las personas que a lo largo del mes de noviembre acudieron a los centros culturales de las parroquias del municipio para disfrutar de las cintas. Cinemaldea se realiza con la colaboración del Concello de Porirño.

Consolidado este ciclo en el municipio de Porriño, la organización del Festival de Cans busca ahora llevar el cine más allá de las fronteras de este municipio de la comarca de A Louriña y colaborar con otros concellos. El objetivo es, según explica el director del festival, Alfonso Pato, “llevar este ciclo más allá de Porriño, a las zonas rurales de otras localidades”. De esta forma, “damos visbilidad a los nuevos creadores a la vez que otorgamos de contenido a los centros culturales”.

Las obras que se proyectaron este 2023 fueron Alicia fai cousas de Ángel Santos, que consiguió el premio del jurado además del de guion, realización y a la mejor actriz para Alicia Armenteros; la animación Sandwich Cat de David Fidalgo que se alzó con el premio del público y Mariví na pel da memoria de las hermanas Coral y Laura Piñeiro, el film ganador del premio Furacáns de no ficción.

Desde comienzos del mes de noviembre, Cinemaldea llevó el cine hasta las instalaciones de ocho centros culturales de las aldeas de Porriño. Dos de los centros que se sumaron este año al ciclo fueron “precisamente los que tuvieron un mayor número de asistencia, como el Centro Cultural A Laguna de Orbenlle, en Budiño y la Asociación Cultural de Pontellas”, detallan desde la organización. En ambos lugares, la cifra del público que acudió superó las 60 personas. Cinemaldea también pasó por la Asociación Os Penediños de Atios, As Mimosas de Carracido, San Xurxo de Mosende, Chenlo y San Salvador de Torneiros.

El ciclo finalizó este domingo en la Asociación Cultural de Cans, con las proyecciones y un encuentro con el público del cineasta Ángel Santos, triunfador de la última edición del Festival de Cans, con cuatro premios. El Festival de Cans intentará ahora llevar este ciclo a otros ayuntamientos que estén interesados también en acercar el cine a las zonas rurales donde no hay acceso habitual al cine.

Ocho centros culturales

En este sentido, Pato apunta que “ya realizamos alguna acción puntual en la parroquia de Xinzo, en Ponteareas, o en Torroso, en Mos y también en el municipio de As Neves en su momento y ahora nos gustaría recuperar eso y ampliar la relación con los concellos”.

El director del Festival de Cans considera que es un objetivo “factible” de alcanzar porque “hay municipios, sobre todo en el sur de la provincia de Pontevedra con unos buenos centros culturales pero que no tienen contenido y nosotros lo que tenemos es precisamente muchos cortos y filmes”.