Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valença instalará cámaras de vigilancia para proteger sus históricos cañones

La Cámara Municipal también refuerza la presencia policial ante el reciente robo de una de las seis piezas del siglo XVIII

Vecinos de Valença muestran el lugar donde se encontraba el cañón robado. | // ANXO GUTIÉRREZ

El insólito robo de uno de los históricos cañones del siglo XVIII en el interior de la Fortaleza de Valença do Minho ha obligado a la Cámara Municipal ha tomar medidas excepcionales. Lo primero fue poner a resguardo los cinco cañones que resistieron al saqueo y lo siguiente será contratar de manera urgente la instalación de cámaras de vigilancia para garantizar la seguridad de los mismos. Así lo anunció el presidente de la Cámara Municipal de Valença, José Manuel Carpinteira, que también ha reclamado mayor presencia policial en la zona a la Guardia Nacional Republicana (GNR).

“Este asalto es algo que nadie se esperaba”, valora Carpinteira, insistiendo en que “Valença es una ciudad segura” y que “en décadas nunca hubo problemas”. También informa el presidente de la Cámara que no se han registrado hechos similares en los últimos meses y que el robo del cañón es algo “completamente puntual”.

La investigación sigue la pista de varios sospechosos

decoration

Ante la gravedad de los hechos, pues se trata de una pieza con un valor histórico “incalculable”, la Policía Judicial lusa aborda la investigación con especial rigor y cautela. Tras la recogida de pruebas, “ha realizado varios interrogatorios y ya ha localizado a algunos sospechosos, pero oficialmente no tenemos ninguna novedad al respecto”, explica José Manuel Carpinteira.

Por su parte, la Cámara Municipal de Valença ha puesto a salvo los cinco cañones restantes, los cuales han echado de menos las decenas de turistas que cada día vistan la Fortaleza de Valença, pues estas armas defensivas del siglo XVIII son objeto de selfis para muchos de ellos. También se han retirado los soportes de dichos camiones. En este sentido, el presidente valenciano aclara que se devolverán a sus emplazamientos habituales en cuanto se instalen las cámaras de vigilancia y se pueda garantizar su seguridad.

Valença espera poder recuperar el elemento que desapareció la madrugada del lunes, coetáneo al reinado de Joao V y perteneciente al Arsenal Real del Ejército luso.

Todo apunta a que el cañón fue arrojado por la muralla hasta uno de sus niveles intermedios, donde todavía se puede apreciar un socavón que habría ocasionado el impacto contra el suelo del cañón, de una tonelada de peso. Desde ahí, explican desde la Cámara Municipal, pudo haber sido de nuevo tirado hacia el foso de la Fortaleza, donde hay un acceso de vehículos y desde donde los ladrones lo habrían recogido y transportado.

Compartir el artículo

stats