Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cigüeña elige Salvaterra

Una pareja de zancudas anida por vez primera en una chimenea pegada al Miño

Cigüeña anidando en Salvaterra. ANXO GUTIÉRREZ

Un verdadero espectáculo para una zona en la que no se acostumbra a recibir estas ilustres visitantes de primavera. Desde hace unos días una pareja de cigüeña blanca (ciconia ciconia) trabaja afanosamente en construir su nido en la cima de una chimenea desde la que se divisan Salvaterra, el río Miño y una amplia panorámica de Monçao, un lugar privilegiado para que eclosionen sus huevos cuando avance mayo.

Vecinas y vecinos de la localidad se han mostrado sorprendidos por esta llegada inesperada, “quizás huyendo de la guerra”, apunta un curioso observador sentado a muy pocos metros, en el paseo fluvial. Es la primera vez que las cigüeñas se apostan en este lugar tras su largo viaje desde África.

Las últimas cigüeñas que anidaron en el área de Vigo lo hicieron sobre una palmera enferma, en 2017, en Areas de Tui. Desgraciadamente entonces el viento tiró al suelo el nidal y las crías murieron. Más recientemente, en 2020, se avistó una pareja de cigüeña blanca realizando un nido sobre el tronco de una palmera despojada de sus hojas por el ataque del picudo, en una finca particular de Estás, en Tomiño. Asimismo, en las últimas semanas un colectivo naturalista aseguró ver algunos ejemplares en el Baixo Miño, pero se desconoce si su nido está en Galicia o Portugal.

Nidos artificiales en Porriño

En el siglo pasado alguna otra pareja anidó en Porriño, y su presencia en la zona de O Cerquido fue visitada por miles de personas tras hacerse eco de la noticia Faro de Vigo, aunque posteriormente alguien disparó sobre ellas. Tras ello el gobierno de Porriño, que dirigía entonces el alcalde del PP José Manuel Barros, quiso recuperarlas e inició un plan con la instalación de nidos artificiales sobre estacas a gran altura y crías, en As Gándaras de Budiño, pero no funcionó, y las aves nunca volvieron.

“Estamos muy contentos de que las cigüeñas aniden en nuestro municipio como un atractivo más para nuestro paseo fluvial y a pocos metros del Parque de A Canuda, uno de los parques más visitados de la provincia de Pontevedra”, asegura la alcaldesa, Marta Valcárcel. La regidora dice que si el nido se consolida pondrá un pequeño panel para los niños y visitantes conozcan la historia y que esas aves han recorrido miles de kilómetros para anidar en Salvaterra y, al mismo tiempo, pedir que se observen sin molestarlas el tiempo que estén hasta que decidan marcharse, esperando que a partir de ahora vuelvan todos los años. “Si en Castilla y en zonas próximas, como algunos parajes de la provincia de Ourense, pueden verse; que vengan y aniden aquí es algo muy inusual, por lo que debemos estar a la altura y poner de nuestra parte lo poco que podemos hacer para conservarlas, que es ante todo no molestarlas”, indicó.

Un largo viaje para vivir junto al Miño

Las cigüeñas que anidaron en Salvaterra la semana pasada han llegado allí posiblemente cruzando Portugal de sur a norte desde el continente africano.

Conocida por el nombre científico de ciconia ciconia recorre largas distancias para cambiar de estación. Así, en invierno está en África, zona subsahariana, subcontinente indio y en zonas de la península arábiga, y para primavera y verano prefiere Europa.

Para cruzar evita volar largas distancias sobre el Mediterráneo, y, previsiblemente en este caso usaron el estrecho de Gibraltrar debido a que las columnas térmicas que necesita no se forman sobre el agua.

Es una ave que se alimenta de pequeños animales, incluyendo insectos, peces, reptiles y pequeños mamíferos y aves. Consigue la mayor parte de su comida en el suelo, en zonas de baja vegetación o en fuentes de agua de poca profundidad.

Otra de sus peculiaridades es que son monógamas que se emparejan para toda la vida. Los dos miembros de la pareja construyen un nido de gran tamaño al que suelen regresar. Cada año la hembra pone alrededor de cuatro huevos, que eclosionan de forma asíncrona treinta y tres o treinta y cuatro días después de haber sido puestos y son incubados tanto por el macho como por la hembra.

Compartir el artículo

stats