Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca la conversión del monte quemado de Nigrán en el primer parque forestal del Val Miñor

Ya han comenzado los trabajos de roza en senderos y molinos | El Concello licitará la ejecución del proyecto por 400.000 euros

El alcalde de Nigrán, Juan González (centro), ayer, en una de las zonas en las que se ejecutará la actuación. / FdV

Cuatro años después de la terrible oleada de incendios que arrasó los montes de Nigrán, el Concello trabaja ya sobre el terreno para crear el primer parque forestal del Val Miñor. Un espacio natural, vertebrado por la fraga del río Táboas, que se ubicará en 42 hectáreas de terreno totalmente calcinadas tras los fuegos de 2017; 30 de ellas fueron cedidas por la Comunidad de Montes de Camos y otras 12 por la de Chandebrito.

El Ayuntamiento tiene previsto sacar a licitación en los próximos días la creación de este parque por más de 400.000 euros en dos fases de ejecución, pero antes, se han contratado los trabajos de roza de los senderos y molinos que discurren por “Os Matos-Río Táboas”, en Camos y Chandebrito, como parte del plan de prevención de incendios imprescindible para comenzar a desarrollar este espacio natural. La limpieza, contratada por 7.900 euros y con una duración de un mes, intervendrá en todos sus caminos, abarcando dos metros desde sus aristas y comprendiendo también las fajas alrededor de los molinos, donde la limpieza será manual.

“El proyecto requirió de muchísimos informes sectoriales que se retrasaron bastante más de lo previsto, pero la buena noticia es que antes de que remate el año se estará trabajando ya en lo que será el primer parque forestal de la comarca”, explica el alcalde, Juan González, en referencia a los contratiempos, como la espera de 20 meses para la contestación favorable de la Axencia Galega de Infraestructuras.

Función social

“Será posiblemente el proyecto medioambiental más ambicioso de la comarca y la mejor lección práctica después de los incendios de 2017. Gracias a las comunidades de montes de ambas parroquias, que nos cedieron los terrenos por cinco años, pondremos en valor este bosque para darle una función social; además, el propio parque servirá de protección a los núcleos de población más próximos”, destaca el regidor.

Los primeros trabajos que deberá realizar la empresa adjudicataria será la erradicación completa de las especies invasoras, fundamentalmente eucaliptos y acacias, y la realización de plantaciones. Ya en una segunda fase, tendrá lugar la creación de espacios públicos, restauración de uno de los molinos de agua y la puesta en valor de los petroglifos.

Compartir el artículo

stats