Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aluvión de coches lusos a repostar a gasolineras de Tui por el disparado precio del combustible en Portugal

Colas de vehículos lusos repostando ayer al mediodía en una gasolinera de Tui ubicada junto a la frontera. | // MARTA G. BREA

Tui y Valença tienen una relación de hermandad histórica, con servicios compartidos y con un trasvase diario de vecinos y trabajadores entre ambos lados del río Miño. Históricamente, los tudenses acuden a hacer compras y a pasar el día por Valença o utilizar su piscina, mientras que los ciudadanos del país luso acuden a la capital del Baixo Miño a disfrutar de su zona vieja y también a repostar en sus gasolineras, pues los precios de los combustibles al otro lado de la frontera suelen ser más caros que en Galicia. Pero en los últimos días esta circunstancia se ha agravado considerablemente. Porque si en España el diésel y la gasolina están más caras que hace apenas unas semanas, el aumento en Portugal es mucho más acentuado.

Por eso la estampa habitual de estos días es que la gasolinera Repsol que está en la avenida de Portugal de Tui, a escasos metros de Valença, junto al puente internacional viejo, esté completamente a rebosar de vehículos portugueses repostando, mientras que la estación de servicio Galp que está en el lado luso de la frontera está prácticamente vacía. Y es que la diferencia de precio compensa desplazarse apenas unos minutos: mientras en Tui el diésel está a 1,379 euros el litro y la gasolina a 1,519, en la Galp de Valença están a 1,59 y 1,759 respectivamente. Es decir, una diferencia de casi veinte céntimos por litro.

Ayer a mediodía todos los surtidores de la estación Repsol de la avenida de Portugal de Tui estaban con colas de vehículos portugueses que iban a repostar. Y todos los días la situación se repite. Y es precisamente porque el combustible es más barato que en Valença, pero también porque esa gasolinera Repsol de Tui está justo al lado de la frontera. No ocurre lo mismo con la gasolinera low-cost ubicada en el Outlet de Tui. Porque pese a tener precios todavía mucho más baratos (ayer la gasolina estaba a 1,389 y el diésel a 1,59), no está abarrotada durante el día de conductores procedentes de Portugal.

Tomando precios promedio de un lado y otro de la raia, llenar el depósito del vehículo podría suponer una diferencia de más de veinte euros en función de si se reposta en Valença o en Tui. Una diferencia sustancial y que ayuda a entender por qué tantos portugueses están repostando estos días en la capital del Baixo Miño.

Movilizaciones

El drama de la situación en el país vecino en cuanto a la subida del combustible es enorme. Y es este año el precio del diesel ha subido ya en 38 ocasiones, mientras que la gasolina treinta. Y desde las administraciones ya se ha advertido que aunque estas subidas son temporales, van a seguir y el ejecutivo luso no tiene intención, al menos de momento, de intervenir en la carga fiscal de los combustibles. Todo ello ha provocado que la sociedad empiece a organizarse y a plantearse ya movilizaciones. Los transportistas ya han anunciado protestas y un grupo en las redes sociales alentando a huelgas en el consumo de combustible tiene ya más de 500.000 adhesiones. Así, este grupo ha anunciado ya “boicots” al consumo de gasolina y diésel los días 21, 22, 28 y 29 de octubre. Y las empresas de transporte ya han anunciado que no descartan unirse a este boicot.

Y es que la situación es completamente insostenible y puede significar una auténtica sangría económica tanto para la ciudadanía como para las empresas, especialmente las del sector del transporte. Porque si en el norte de Portugal los precios están disparados, todavía lo están más en la capital, Lisboa, donde los últimos días el precio de la gasolina ya ronda los dos euros cada litro.

Compartir el artículo

stats