Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto del acceso sur al puerto de A Guarda, paralizado

Plano con el tramo final del acceso sur al puerto de A Guarda.

Plano con el tramo final del acceso sur al puerto de A Guarda.

Una comisión del Parlamento de Galicia volvió a certificar que el proyecto del acceso sur al puerto de A Guarda, una infraestructura absolutamente fundamental para el municipio del Baixo Miño, no se ejecutará al menos a medio plazo. Y una vez más, por un conflicto competencial, en el que las diferentes administraciones se culpan entre ellas por no llevar a cabo el proyecto. La diputada socialista Leticia Gallega censuró que la Xunta rechace ejecutar el acceso sur “cuando es una infraestructura fundamental para el futuro de la villa”. “Que no se realice a quien le perjudica es principalmente a los marineros, las rederas y a los vecinos de A Guarda”, aseguró Gallego, que calificó de “agravio” con respecto a otros concellos en los que sí se están a llevar a cabo nuevas infraestructuras. “Pedimos equidad para todos los municipios de Galicia, independientemente del color político de su alcalde o alcaldesa”, afirmó, porque considera que el gobierno de Alberto Núñez Feijóo “solo invierte en los concellos del PP”.

La diputada socialista alertó de que el puerto pesquero de A Guarda “carece de una vía de comunicación aceptable con la carretera PO-552”, que es la vía de entrada y salida a la localidad, “lo que dificulta mucho el tráfico de vehículos, especialmente los pesados” Por eso Leticia Gallego urgió a que esta infraestructura se financie desde diferentes administraciones ya que le Concello de A Guarda, por sí solo, no puede capitalizar la obra, por lo que “debería ser la Xunta de Galicia la encargada de hacerlo”. El coste aproximado del acceso ser de unos 2,4 millones de euros, lo que desde el PSOE gallego consideran que debería ser asumido de forma conjunta por las diferentes administraciones.

El muelle pesquero carece de un vial que le conecte con la carretera PO-552

decoration

Cuestionado sobre esto, el director de la Axencia Galega de Infraestruturas, Francisco Menéndez, respondió que la nueva vía de acceso sur al puerto de A Guarda es una actuación urbana, “por lo que debe ser llevada a cabo por el Concello o la Diputación de Pontevedra, en su competencia de cooperación municipal y como administrador titular de la calle que se remodeló”.

Next Generation

En este sentido, Menéndez explicó que se trata de una actuación que encajaría en los objetivos de la Unión Europea para el programa Next Generation de fondos europeos en materia de movilidad, pero los criterios de distribución de esos fondos establecidos por el Gobierno de España “excluyen prácticamente a todo el territorio gallego, y no permiten que actuaciones que concellos pequeños, como es el de A Guarda, opten a ellos”.

El gobierno local guardés defiende por su parte que sin la cofinanciación de la Xunta es inviable acometer este proyecto, que parece por tanto que continuará estancado pese a ser clave para el municipio del Baixo Miño. Por otro lado, el Concello solicitará una subvención a la Diputación de Pontevedra en el marco de su programa Reacpon (un plan para relanzar la economía de la provincia) para poder acometer la reforma del pabellón de A Sangriña, otra obra muy demandada.

El Gobierno gallego avanza en la Vía de Altas Prestaciones del Baixo Miño

En la comisión parlamentaria de ayer, la Xunta destacó que avanza en el refuerzo de la seguridad viaria y la movilidad en el concello de A Guarda y en su entorno con el impulso de la continuación de la Vía de Altas Prestaciones (VAP) del Baixo Miño. El director de la Axencia Galega de Infraestruturas, Francisco Menéndez, subrayó que actualmente está en ejecución la obra de la VAP Tui-A Guarda, concretamente en el tramo entre el enlace con la A-55 y el polígono de Areas, con una inversión autonómica de 21,2 millones de euros. Menéndez concretó que se sigue trabajando en la tramitación de los proyectos para la continuación de esta vía de altas prestaciones, desarrollando una alternativa de trazado más viable desde el punto de vista ambiental y económico, y con una mayor funcionalidad. Unos avances que se suman al tramo entre Goián y A Guarda, que ya está a disposición de los vecinos. Además, el director de la Axencia Galega de Infraestruturas hizo hincapié en las actuaciones ejecutadas y programadas en el marco de la mejora de la seguridad en las vías autonómicas en esta zona. Así, puntualizó que en los últimos años la Xunta invirtió más de 425.000 euros en actuaciones de refuerzos de firme en las carreteras PO-352 y PO-552. También adelantó que este año se seguirá rehabilitando la capa de rodadura de las vías autonómicas en esta zona, renovando el carril bici del tramo entre Baiona y A Guarda. Además, la Xunta también está redactando el Plan de Sendas del Baixo Miño.

Compartir el artículo

stats