Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joselu sube la exigencia del juego aéreo

La amenaza del excéltico, uno de los mejores cabeceadeores de LaLiga, puede condicionar la elección de los centrales para Mendizorroza | Coudet tiene que decidir entre Araújo, Murillo y Aidoo para dos puestos

Murillo, Araújo y Cervi, frente a Galán y Aidoo, de espaldas, durante el entrenamiento celebrado ayer por el Celta en Balaídos. // RCCV

La principal amenaza para el Celta en Mendizorroza procede de Madroa y lleva el nombre de Joselu Mato. El delantero de Silleda se interpone en el camino de los celestes en un momento excelso de forma y puede condicionar la elección de piezas de Eduardo, el Chacho, Coudet para el centro de la defensa por su contrastada peligrosidad en el juego aéreo.

El trasdezano se ha consolidado en los dos últimos cursos con el Alavés como el mejor cabeceador de LaLiga, pero destaca también por su dominio del juego de espaldas y su eficacia en el remate con ambas piernas. Con 31 años, llega al duelo frente a los celestes en la cumbre de su carrera tras un largo proceso de maduración por la Bundesliga (Hoffenheim, Eintractch y Hannover) y la Premier (Stoke City y Newcastle) con un breve paso intermedio por el Deportivo antes de recalar en el Alavés.

No es el Chacho un técnico que se deje condicionar por las individualidades. El preparador celeste analiza a los rivales como un todo, no por sus singularidades, pero el gran momento de Joselu (segundo goleador nacional tras Raúl de Tomás, con seis tantos) puede determinar la elección de alguna de sus piezas. Y la selección de los dos centrales, los jugadores que tendrán la responsabilidad de sujetar a Joselu, está sobre la mesa.

El pasado curso el Celta ganó sus dos enfrentamientos con el Alavés. Superó al conjunto babazorrzo en Balaídos (2-0) con doblete de Brais Méndez y puso luego fin a una larga sequía de trece visitas a Mendizorroza, donde el cuadro celeste nunca había ganado en la máxima categoría (1-3), con la rúbrica de Nolito, Aspas y Santi Mina. Coudet recurrió a una pareja diferente de centrales en cada partido. En Balaídos, el técnico apostó por Néstor Araújo y Jeison Murillo, mientras que el Mendizorroza fue Aidoo el que acompañó al colombiano en el perfil izquierdo del eje. En ambos casos, el denominador común fue Murillo.

De acuerdo con los precedentes, el colombiano debería ser la elección más plausible, no en vano Murillo ha sido titular con Coudet esta temporada siempre que ha estado disponible. Su dominio del juego aéreo, un de sus puntos fuertes, refuerza esta hipótesis. Sin embargo, atendiendo a un estricto criterio de rendimiento, no se encuentra precisamente Murillo en su mejor momento de forma. Lejos de ello, el cafetero no ha conseguido aún protagonizar este curso una actuación verdaderamente convincente.

Sí lo han hecho, en cambio, sus competidores, Aidoo y Araújo, que vienen tiempo reclamando una oportunidad como pareja y no juegan juntos desde la tercera jornada (con no muy buenas prestaciones, por cierto) ante el Athletic Club. El ghanés ha ofrecido un creciente nivel de juego desde que el Chacho le dio una segunda oportunidad frente al Sevilla, mientras que Araújo, habitualmente acostumbrado a jugar en el perfil derecho del eje, ha tenido que conformarse con ganar puntos entrando desde el banquillo con no pocos méritos en los últimos partidos, desde la zona izquierda. Ninguno de los dos es estrictamente un especialista en el juego por alto, pero tampoco desentonan en esta faceta. Coudet sopesará ventajas e inconvenientes antes de tomar una decisión.

El silledense tiene una cuenta pendiente con el Celta

El Celta continúa preparando el duelo de este sábado en Mendizorroza. El equipo celeste se ejercitó ayer en Balaídos a las 14.00 horas para habituarse al horario del partido con la única excepción de Hugo Mallo, que continúa en proceso de recuperación de una lesión muscular y ser perfila como la única baja para el encuentro. El capitán celeste se produjo una rotura de fibras de primer grado en bíceps femoral de su pierna derecha en el primer tiempo del compromiso disputado contra el Barcelona antes del parón de selecciones con un pronóstico de entre tres y cuatro semanas de baja. Cumplida casi la tercera semana de rehabilitación el lateral diestro celeste continúa ejercitándose al margen del grupo, con lo que su participación en el duelo de este sábado se da prácticamente por descartada. Si no se produce ningún contratiempo, Mallo podría reaparecer en el próximo compromiso liguero en Balaídos frente al Valencia. El equipo celeste ultimará la preparación del choque frente a los babazorros con dos sesiones de trabajo más, este mediodía y mañana a las 14.30 horas, en la ciudad deportiva de Mos.

Hugo Mallo se perfila como única baja para Vitoria

Joselu tiene una cuenta pendiente con el Celta. Desde que dejó el club por imperativo económico para fichar por el Real Madrid con apenas 19 años, el delantero de silledense se han enfrentado en cinco ocasiones con el conjunto celeste en Primera con un desfavorable balance de cuatro derrotas (tres con el Alavés u otra con el Deportivo) y una sola victoria. El único lo consiguió Joselu en el curso 2019.20, en Mendizorroza (2-0), aunque el excéltico no participó directamente en los goles, que llevaron la firma de Lisandro y Lucas Pérez. El resto de los enfrentamientos contra su exequipo se han saldado con derrota: 0-1 en el curso 2016-17 con el Deportivo; 6-0 en Balaídos hace dos temporadas, y los dos triunfos conseguidos la pasada campaña con Eduardo Coudet al mando. Si las derrotas con el Celta son escasas, los goles de Joselu al conjunto vigués aún lo son menos, pues el silledense sigue en blanco frente a los celestes después de cinco enfrentamientos. Las dos últimas temporadas las concluyó Joselu con un cifra de 11 goles. Actualmente lleva 6 goles en 14 partidos (4 de penalti) y amenaza con pulverizar su récord. El silledense es ya, con 29 goles, el segundo goleador histórico del Alavés en Primera, a tan solo uno de Javi Moreno.

Compartir el artículo

stats