Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Penaltis y paradas para el lucimiento

Dituro, segundo portero de la Liga con más intervenciones, basa su éxito en el estudio del rival y en la paciencia

Matías Dituro golpea el balón en un saque de portería durante un partido del Celta. // MARTA G.BREA

Matías Ezequiel Dituro Curto (Santa Fe, 1987) vive en plena madurez deportiva un éxito en el Celta que pocos esperaban de un portero que había pasado desapercibido durante su breve estancia en el filial céltico. Sin embargo, la experiencia, el trabajo y la dedicación a su trabajo han convertido a Matías Dituro en uno de los porteros más destacados de la Liga, en la que se sitúa como el segundo portero con más paradas realizadas (28), por detrás del gallego Diego López, del Espanyol (29), y por delante de su compatriota Ledesma, del Cádiz (27). Pero lo que más ha llamado la atención del céltico es su facilidad para interceptar penaltis. Ha neutralizado tres de los cuatro que le han lanzado. Pero no se queda ahí su marca. En una entrevista para LaLiga, se subraya que Matías Dituro ostenta el récord mundial de penaltis detenidos en un mismo campeonato. Logró siete de ocho lanzamientos en el torneo Clausura de Bolivia, cuando jugaba con el Club Deportivo Aurora.

“Es un poco de análisis, de estudio, de intuición, de sensaciones, de mirar al rival, de lo que se te pase por la cabeza en el momento, de intentar aguantar hasta el final. Hay muchos pateadores que te miran y entonces intentas aguantar hasta el final para tomar una decisión”, explica Dituro, que ante Osasuna tuvo reflejos para despejar el balón con un pie mientras caía hacia el lado izquierdo.

“Creo que he tenido la suerte en este inicio de Liga de poder parar tres penales. Me gusta el fútbol, me gusta analizar. Cuanta más información tengo del equipo rival, creo que me favorece. Si bien, después pueden pasar mil cosas dentro de un campo de juego, pero sí me gusta saber los detalles de los jugadores contra los que me voy a enfrentar”, apunta Dituro, cedido por Universidad Católica de Chile.

El céltico se define como “un arquero muy tranquilo”, y destaca que el haber pasado por diferentes ligas le ha dado “mucha madurez” para vivir “el reto” de jugar con el Celta en Primera División. “En mi primera etapa en Vigo, con el filial del Celta, tuve muy pocos entrenamientos con el primer equipo. Aquella temporada estaba en Segunda y acabó ascendiendo, luego a mí me toco irme”, recordó el portero argentino, para quien la presencia al frente del Celta de su compatriota Eduardo Coudet fue “clave” para aceptar la oferta del conjunto celeste.

A pesar del irregular comienzo de curso del Celta, Dituro afirma estar convencido de que “poco a poco” irán “levantando la cabeza” y obteniendo los resultados esperados por un vestuario que confía en pelear por algo más que la permanencia. “No nos ponemos límites, pero tampoco nos presionamos con nada. Nuestro objetivo es ir partido a partido. Cuanto más alto podamos estar, mucho mejor”, dijo el portero, que hizo “un esfuerzo muy grande” al fichar por el equipo celeste, por eso confía en continuar en Balaídos la próxima temporada.

Compartir el artículo

stats