Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sergio Álvarez | Exportero del Celta

“Comenzar la Liga como hizo el Celta genera muchas dudas”

Espera reincorporarse al Celta, sin poner fecha, para trabajar en el proceso formativo de la cantera

Sergio Álvarez, ayer, con su gata Lili, en el exterior de su vivienda.

Sergio Álvarez, ayer, con su gata Lili, en el exterior de su vivienda. MARTA G.BREA

La familia mantiene ahora mismo muy ocupado a Sergio Álvarez Conde (Catoira, 1986), a quien una lesión de rodilla apartó del fútbol el año pasado. Lamenta el ‘Gato de Catoira’ no ser consciente de que el partido de Copa contra el Mirandés sería su abrupta despedida del deporte profesional con 33 años. Tras más de un año intentando que se estabilizara la rodilla dañada, en mayo pasado anunció su adiós entre lágrimas, pero con la opinión generalizada de que se marchaba el mejor de los compañeros y un excelente profesional: “Un dos nosos”, le repitieron en aquel emotivo acto en Balaídos compañeros y desde el club al que llegó con 17 años y con el que cumplió el sueño de jugar en Primera División. Fue ante el Sevilla, próximo rival de un Celta que ha comenzado de manera muy irregular el curso. Casi cinco meses después de convertirse en exfutbolista, Sergio reconoce las dificultades físicas para llevar una vida normal, en la que no puede practicar ningún deporte e incluso le impide correr detrás de su pequeña hija. El Celta le ha prometido que volverá al club para desempeñar labores de formación con los más jóvenes. Es lo que más le atrae a quien ayer se presentó a la sesión de fotos para esta entrevista luciendo una camiseta del gato Silvestre. Después apareció su gata Lili, a la que Sergio invitó para que las instantáneas fuesen todavía más felinas.

Sergio Álvarez, ayer, con una camiseta del gato Silvestre. MARTA G.BREA

– Después de casi cinco meses de su adiós del fútbol, ¿ya ha asumido su nuevo estatus?

– Sí. Anunciar que dejaba el fútbol no fue de un día para otro, fue una decisión meditada. Estuve trabajando más de un año para intentar volver a jugar, pero como la lesión no me lo permitió, pues entre mi familia y los servicios médicos del club tomamos la decisión que creímos que era la mejor. Sí que tengo bastante asumida mi nueva etapa de vida, sé que va a ser para siempre y que el fútbol es el pasado, que disfruté mucho, me sentí muy feliz y, sobre todo, conocí a muchos compañeros y amigos. Eso es lo más importante para mí, además de seguir en contacto con ellos porque para mí el fútbol son los valores que te crea y las personas que puedes llegar a conocer, que en otras circunstancias de la vida nunca conocerías.

– El 23 de enero de 2020 disputó su último partido como portero del Celta sin saberlo. ¿Eso duele?

– Mi despedida del fútbol fue el único lunar que me queda porque en ese momento no era consciente de que estaba disputando mi último partido. Pero cuando te dedicas a cualquier tipo de deporte sabes que estas cosas pueden pasar. No soy el primero con una lesión que te obligue a retirarte. Evidentemente fastidia, pero sabes que estas cosas pasan. Como suelo decir: hay que mirar siempre para adelante porque no vale la pena pelear contra cosas que no puedes controlar. Fue un partido de la Copa del Rey que jugamos en Miranda y por encima quedamos eliminados de la competición en la que teníamos puestas muchas ganas e ilusión. No imaginaba ni por asomo que iba a ser mi último partido con el Celta.

– ¿Y con qué recuerdos se queda de su etapa como futbolista?

– Valorando todo lo que hice como profesional, al final piensas y valoras en general todo lo que llegaste a conseguir. Son muchas cosas las logradas: estar diez años en Primera División con el Celta y jugar en casi todas las temporadas, aportando lo que tú podías aportar. Eso para mí es fundamental y en ese aspecto me quedo con la conciencia muy tranquila de haber hecho todo lo que estaba en mi mano para lograr todo lo que pude conseguir.

– Ahora que ha dejado el fútbol, ¿ha valorado la posibilidad de hacer algo diferente al deporte?

– No valoré todavía nada. Hablé con el Celta para intentar seguir vinculado al club y no valoré otra cosa que no sea seguir vinculado al fútbol. Es lo que más me gusta hacer porque es a lo que me he dedicado durante toda mi vida. Dentro de unos años no sé lo que va a pasar, pero ahora mismo es lo que más me gustaría hacer.

– ¿Ya tiene claro que función quiere desempeñar en el Celta?

– Ahora mismo lo que más me llama la atención es intentar ayudar en la etapa formativa de los niños, es donde quizás puedo aportar ahora. Intentaré ir por esa faceta y estar en un sitio en el que yo me sienta a gusto o que sienta que estoy aportando algo. No quiero estar por estar y que no aporte nada. Eso no va conmigo y no me gustaría estar así.

– ¿Abordó ya con el club cuándo comenzará su nuevo trabajo?

– No hablamos nada de plazos, y más ahora. Después de la segunda paternidad, intento disfrutar de ella, estar lo máximo posible con mis hijos y ayudar en casa porque todos sabemos que los niños son una alegría pero requieren tiempo para estar con ellos y disfrutar de que ellos estén contigo. Seguramente más pronto que tarde volveré a trabajar, pero ahora mismo estoy pensando más en mi familia.

– En el Celta lo consideran “un ejemplo a seguir”. ¿Cómo asume ese papel?

– No deja de ser una responsabilidad y algo importante para mí que confíen en ti y que te valoren por cómo eres. Hay que continuar demostrando que puedes seguir aportando, en este caso, en otras áreas. Pero ya digo, para mí es muy importante que te valoren como siempre lo han hecho en el club.

– ¿La lesión ya le permite realizar una vida normal?

– No y quizás sea lo que más me está incomodando y molestando, el no poder tener una vida diaria a gusto, cómoda y poder hacer lo que yo quiera. No puedo hacer ningún tipo de deporte porque me molesta la rodilla en cualquier circunstancia, incluso no soy capaz de echar una carrera detrás de mi hija. Es el mayor desgaste que me está provocando porque llevo haciendo deporte toda la vida. No poder hacer ningún tipo de deporte es lo que peor llevo.

– El domingo que viene se disputa un Celta-Sevilla, el mismo partido de su debut en la máxima categoría.

– Es un recuerdo también que va a ser inolvidable. Ese partido en el que debuté por una lesión durante el calentamiento previo al partido de Javi Varas. Tuve que salir al campo con un calentamiento exprés, pero contento y con el recuerdo además de que fue un partido en el que pude ayudar al equipo a conseguir los tres puntos. Ganamos y fue un debut feliz. Fue el debut soñado. Más no se podía pedir para un estreno en Primera División.

– ¿Espera un partido complicado para el Celta?

– Sí porque es un equipo que ha crecido muchísimo, con una de las mejores plantillas de Primera División y cualquiera de sus jugadores tiene un nivel muy alto. Entonces, va a ser un partido muy complicado, pero tengo claro que si el Celta está a su nivel y afronta el partido como tiene que afrontarlo puede conseguir la victoria.

– ¿Cómo ve al Celta después de un mal arranque de Liga?

– Comenzar así y de cara al exterior pues genera muchas dudas. Eso es uno de los principales problemas cuando no comienzas bien una temporada, que empiezan a surgir dudas, inquietudes, que incluso se pueden transmitir hacia los propios jugadores. Pero después de las dos victorias consecutivas, creo que se tranquilizó todo, a pesar de la derrota del otro día en Elche. Esas cosas pueden pasar y creo que el equipo está en pleno crecimiento, en una fase de evolución y ojalá el próximo fin de semana contra el Sevilla se consiga la tercera victoria de la temporada y el equipo se sitúe ya en una posición más tranquila.

– Al inicio de la temporada se hablaba de objetivos ambiciosos del Celta. ¿Habrá que rebajar las expectativas y centrarse como casi siempre en asegurarse la permanencia?

– Para el Celta ya es un éxito estar en Primera División tantos años seguidos y hay que ser realistas: el fútbol está cada vez más igualado, más complicado para conseguir victorias. Entonces, lo principal es ver cómo va funcionando el equipo cada semana. Y a partir de ahí, lo más importante para mí es tener una temporada tranquila. Y entonces, ser ambiciosos siempre y mirar hacia arriba. Pero primero hay que cumplir el objetivo principal, que es tener una temporada tranquila.

– ¿Le resulta extraño no ver a un canterano en la portería del Celta?

– Sí. Después de tantos años, desde Javi Varas, siempre se apostó por porteros de la casa. Pero lo del deporte, lo del fútbol, va por épocas y hay que intentar alargarlas lo máximo posible. Y en esta etapa decidieron apostar por Matías Dituro, que ya había estado aquí, ya conocía el club, y ahora mismo está dando un nivel muy alto que ojalá pueda mantener hasta el final de la temporada. Pero creo que en un futuro se seguirá apostando por la cantera porque está trabajando bien y seguramente seguirán saliendo buenos porteros, como hasta ahora.

– En el balance de su carrera en el Celta destacan actuaciones suyas durante una victoria en un derbi en Balaídos tras detener un penalti, en otra en el Camp Nou, en las competiciones europeas, donde fue designado mejor portero de la Liga Europa en 2017... ¿Con qué partido se quedaría?

– Sería difícil escoger uno, pero al final son muchos los partidos disputados a lo largo de tu carrera. Pero quizás por ser una competición diferente, que pude jugar un año de mi vida, fue el partido de vuelta contra el Shakhtar Donetsk. Todos sabíamos que iba a ser un partido muy complicado, después de perder en Balaídos por 0-1. Ellos venían de quedar eliminados en la Champions y sabíamos que era muy complicado superarlos. Pero conseguimos esa victoria en su estadio tras una prórroga y creo que me salió un partido muy bueno. Es uno de los partidos que más puedo recordar. Me quedaría con otros muchos, pero por señalar uno diría ese.

– Luis Enrique Martínez apuesta por jóvenes talentos y se reabre el debate sobre las canteras, mientras en el Celta parece que la apuesta por los jóvenes sufre un retroceso. ¿Qué piensa alguien que presumió de canterano del Celta?

– Son etapas. Es imposible e inviable que cada año puedan llegar tres, cuatro, cinco o seis jugadores al primer equipo. Esto va por épocas, por etapas, y hay que aprovechar las que vienen. Ojalá que más pronto que tarde vuelva a haber muchos más jugadores de la cantera en el primer equipo, pero aun así hay que recordar que sigue habiendo muchos jugadores de la cantera, que se está trabajando muy bien la cantera y que se sigue apostando por eso. No tengo ninguna duda de que cada año seguirán llegando jugadores de la cantera al primer equipo. Lo que pasa es que no se pueden tener expectativas de que en cada temporada lleguen cuatro o cinco jugadores al primer equipo.

Compartir el artículo

stats