Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La jugada que más penaliza al Celta

La salida del balón sigue siendo un problema sin resolver para el equipo de Coudet ante los frecuentes errores que el rival aprovecha para marcar | Murillo y Tapia protagonizaron la última ante el Real Madrid

Aspas, Mina y Brais Méndez, ayer, durante un ejercicio de pesas en el entrenamiento en Mos. | // RCCV

El paréntesis en la Liga, debido al compromiso de las selecciones, viene bien a equipos como el Celta para ajustar la mecánica de su juego después de que el actual entrenador llegase al equipo una vez comenzado el curso y sin apenas tiempo para implantar su metodología. Como ha quedado claro en numerosas ocasiones, el conjunto celeste necesita mejorar la salida del balón, que le ha penalizado en varios partidos y le ha privado incluso de puntos. Las últimas de estas circunstancias se dieron el pasado sábado ante el Real Madrid. Entre Murillo y Tapia regalaron el segundo gol a Benzema. Además, Néstor Araújo estuvo a punto de repetir el error en otro intento de salir con el balón jugado desde el área de Iván Villar. No son las únicas ni serán posiblemente las últimas jugadas de esa naturaleza que los célticos protagonicen en lo que resta de curso. Las soluciones dependerán en buena medida del tiempo que el entrenador y los futbolistas dediquen a buscar otras alternativas o a perfeccionar ese inicio del juego con balón.

Reducir los riesgos, pulir los movimientos o buscar otros mecanismos son algunas de las propuestas que lanzan técnicos como Iago Bouzón o Jacobo Montes, consultados por este diario, para conseguir que al Celta no le penalice tanto su propuesta de jugar la pelota desde su propia portería.

Los fallos en el origen de las jugadas de los celestes se han repetido varias veces: en el Betis-Celta (2-1), Denis Suárez perdió el balón en la frontal; Tapia midió mal un pase vertical en la visita al Real Madrid (2-0); Okay regaló el tanto del empate al Elche en Balaídos (1-1); Okay y Denis protagonizaron el error que costó al Celta su primer tanto en contra en la goleada del Villarreal (0-4); y Murillo y Tapia se liaron el sábado con el balón y permitieron que el Real Madrid sentenciase el duelo.

Jacobo Montes: "Con el 4-4-2 en rombo, al rival le resulta fácil presionar la línea de medios a los que vienen a recibir”

decoration
Jacobo Montes

Jacobo Montes

“Siempre que se intenta iniciar el juego desde atrás, se corren riesgos y, en ese caso, los jugadores deben valorar el beneficio que pueden sacar o lo que pueden perder si cometen un error. Muchas veces, al valorar esto no toman la decisión correcta”, comenta Iago Bouzón.

El exjugador del Celta habla de ajustar los mecanismos en ese arranque de las jugadas. “Se han perdido balones en situaciones que eran evitables porque lo que podías conseguir no era algo tan importante. Además, cuando se realiza esa salida de balón, los mediocentros del Celta vienen a recibir por los carriles centrales, muy frontales. Considero que sería mejor que el balón les llegase en zonas más laterales porque ante una pérdida el rival no se queda en una posición frontal con la portería. En esos carriles laterales, si pierdes el balón la jugada seguramente no es tan definitiva como en una zona central”, sostiene.

Iago Bouzón

Iago Bouzón

Iago Bouzón: “Los medios reciben en la frontal, cuando sería mejor en zonas laterales para dificultar el ataque del rival”

decoration

Bouzón pide una mejor evaluación de riesgos por parte de los jugadores antes de iniciar la jugada. ”Esto no pasa solo en el Celta, sino en todos los equipos que intentan salir con el balón jugado. Cometen errores a lo largo de la temporada, pero muchas veces hay que evaluar mejor los riesgos que conlleva esa jugada. El jugador que lleva el balón no solo tiene que evaluar si es el mejor pase posible sino también la situación del resto de compañeros, para que en caso de perder el balón puedan estar preparados para ayudar a parar ese ataque rival. Se exponen demasiado en esa salida de balón y conlleva un riesgo que aunque muchos equipos lo asumen, las consecuencias no son iguales para todos. Eso viene dado por el posicionamiento de los jugadores que no van a recibir el balón. Y muchas veces no es solo el pase en sí sino las soluciones que pueda tener el jugador que recibe el balón en caso de que el rival se lo robe”, añade.

Jacobo Montes también se refiere a los problemas de arriesgar pases frontales, mientras explica los mecanismos que utiliza el Celta en esas jugadas, que sus rivales tienen bien analizadas y sacan provecho en ocasiones. “Estas pérdidas de balón están provocadas por el sistema que utiliza el Celta: el 4-4-2 en rombo o el 4-1-3-2 donde Tapia ejerce de pivote y Denis baja para recibir. Eso provoca que no tengas la suficiente amplitud de juego, que normalmente se consigue con los laterales o con la caída de algún interior hacia afuera. Pero cuando en el inicio de la jugada estás posicionado en un 4-4-2 en rombo, el rival acumula mucha gente por dentro y resulta relativamente fácil presionar, sobre todo en la línea de medios a los jugadores que vienen en apoyo (Denis principalmente). Eso está provocado porque los equipos rivales ya van conociendo al Celta y saben que su fortaleza está por dentro. Cuando Denis va a recibir ya hay jugadores pendientes de él para saltar y para que no se pueda girar, no pueda estar bien perfilado y no pueda hacer daño”, añade Montes, que dirigió al Celta B, al Coruxo y al Guijuelo, entre otros.

Compartir el artículo

stats