Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El reto de Coudet para suplir a Tapia

El técnico del Celta carece, tras la cesión de Okay, de un pivote defensivo específico en la plantilla y ha de elegir a Holsgrove o a Beltrán para cubrir la baja del peruano, sancionado por tarjetas, en la visita a Huesca

Renato Tapia pugna por el balón con Kike García, delantero del Eibar. |  // RICARDO GROBAS

Renato Tapia pugna por el balón con Kike García, delantero del Eibar. | // RICARDO GROBAS

Renato Tapia se perderá el segundo partido de la temporada por acumulación de tarjetas amarillas, como ya le ocurrió anteriormente contra el Villarreal. Entonces, Eduardo Coudet pudo disponer de Okay Yokuslu como sustituto del peruano. Pero la cesión el pasado enero del turco al West Bromwich Albion agrava la situación en el equipo celeste, que el domingo próximo visita al Huesca, colista de la categoría, sin un pivote defensivo específico que pueda reemplazar a Tapia. Al técnico céltico se le presenta un complicado reto para buscar un recambio para el suramericano. Jordan Holsgrove y Fran Beltrán son los candidatos principales a situarse como ancla por delante de los centrales en la próxima jornada de la Liga. Otra de las alternativas, Gabri Veiga, lleva dos meses fuera de la órbita del primer equipo.

Justo un mes después de que el Celta anunciase que Okay jugaría a préstamo en el WBA de la Premier, Coudet se queda sin mediocentros defensivos para la cita en El Alcoraz. Entonces, durante el repaso del mercado de invierno, Felipe Miñambres, director deportivo del Celta, restaba importancia a la circunstancia de dejar al equipo sin un segundo pivote.

“Se decidió que Okay podía salir. Pensamos que era un puesto para el que, sin tener un jugador de las mismas características de Okay, tenemos jugadores que pueden ayudar, como Beltrán, Jordan, Gabri… Son jugadores de diferentes características, pero Okay estaba teniendo muy poco protagonismo en los partidos”, así argumentaba Miñambres la situación que podría darse ante la ausencia de Tapia.

Nadie esperaba que el peruano agotase tan rápido (en siete partidos) el segundo ciclo de tarjetas amarillas, cuando en el primero tardó diecisiete jornadas.

Desde su ausencia ante el Villarreal, que se saldó para el Celta con una goleada en contra (0-4), Tapia no se ha perdido un minuto de juego con Coudet, que parece decidido a apostar por Holsgrove en detrimento de Beltrán. El escocés, repescado del filial céltico, al que llegó el verano pasado cedido por el Reading inglés después de pasar por el Atlético Baleares, ha adelantado al toledano en las preferencias del técnico. Así, Beltrán solamente acumula 15 minutos de juego en las cuatro últimas jornadas, frente a los 107 minutos del británico en sus tres únicas apariciones con la celeste. De hecho, contra el Valladolid disputó 33 minutos, por ninguno de Beltrán. Entonces, Coudet ya era consciente de que Tapia no podría jugar el próximo compromiso del Celta.

Desde su regreso a la máxima categoría no se recuerda una temporada con tan pocas piezas en la posición de mediocentro. El curso pasado, de hecho, el club buscó un refuerzo más en el mercado de invierno, a pesar de contar en la plantilla con Okay y Pape Cheikh. En enero se les unió Bradaric. En la campaña 2018-19, Lobotka y Okay fueron los pivotes de la plantilla. El eslovaco se sumó a la plantilla una temporada antes, en la que coincidió con Radoja y ‘Tucu’ Hernández.

El serbio y el internacional chileno tuvieron como alternativas a Marcelo Díaz y a Pape Cheikh en el curso 2016-17. Augusto Fernández, Krohn Dehli, Madinda, Borja Fernández, Borja Oubiña, Jonathan Vila, Natxo Insa y Bustos también formaron parte de la plantilla celeste como pivotes defensivos desde el verano de 2012.

Nueve años después de ese reencuentro con la máxima categoría, el Celta se encuentra sin un pivote defensivo que pueda suplir la baja de Renato Tapia. El anterior técnico, Óscar García, probó en alguna ocasión con el central Jorge Sáenz para situarlo como tapón por delante de la defensa. El tinerfeño no cuenta para el club ni para Coudet, que tiene el complicado reto de buscar un sustituto al internacional peruano.

Aspas admite el “mal partido” del Celta contra el Valladolid

El Celta sumó un punto in extremis ante el Valladolid, en una de las últimas jugadas del descuento, una semana después de que se le escapase el empate en Mestalla también superado el tiempo reglamentario. Uno de los líderes del conjunto celeste, Iago Aspas, admite “el mal partido” que protagonizaron la tarde del domingo en Balaídos ante un rival directo en la pelea por la permanencia y al que mantienen a ocho puntos de distancia en la clasificación, en la que el equipo de Coudet continúa asentado en una cómoda undécima plaza, con 30 puntos a falta de 13 jornadas para que concluya el curso. “Mal partido, en general, del equipo. Los chicos creyeron hasta el final y se consiguió [un empate] por insistencia. Solo queda trabajar para mejorar y pensar en lo que viene”, escribió Aspas en las últimas horas en su cuenta personal de Instagram en referencia a la última actuación del Celta. El moañés pudo abrir el marcado al filo de la hora de partido, pero el balón, tras un libre directo, se estrelló en la cruceta de la portería del Valladolid, que diez minutos después se adelantó con un gol del excéltico Orellana. Cuando el conjunto vallisoletano celebraba los tres puntos, apareció Murillo para rematar de cabeza un saque de falta de Aspas, que no marcó pero sumó su séptima asistencia de gol de la temporada, que le convierte en el mejor pasador de la Liga junto al levantinista De Frutos.

Los célticos entrenarán tres días a las 14 horas

El Celta regresa hoy a los entrenamientos en Mos para preparar el partido del domingo en Huesca (El Alcoraz, 14 horas). Hoy y mañana, las sesiones serán a las 12 horas. Jueves, viernes y sábado, a partir de las 14 horas.

Compartir el artículo

stats