Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pione Sisto burla el confinamiento

El extremo danés se salta el aislamiento y regresa a su país sin el permiso del Celta - El delantero llamó por teléfono para avisar cuando ya estaba a medio camino de un viaje que hizo en su coche particular

Pione Sisto corre durante un entrenamiento del Celta. // Ricardo Grobas

Pione Sisto corre durante un entrenamiento del Celta. // Ricardo Grobas

Pione Sisto vuelve a generar una jaqueca en el Celta. En medio del aburrimiento y la monotonía que generan el confinamiento provocado por la pandemia del Covid-19, la versión más excéntrica del delantero danés ha irrumpido con inesperada fuerza para alterar la calma que se respiraba estos días en el club, paralizado como tantos otros a la espera de saber cómo se va a finalizar la temporada. Sisto decidió por su cuenta y riesgo saltarse el confinamiento ordenado por las autoridades y regresar a Dinamarca para pasar este periodo en compañía de su familia.

El Celta tuvo conocimiento de la noticia a última hora del jueves. Fue el propio Pione el que se puso en contacto con el club para avisarles de que iba camino de Copenhague en compañía de su hermana que también estaba confinada en su casa de Vigo. El futbolista había decidido por su cuenta y riesgo saltarse la prohibición para hacer desplazamientos sin motivo justificado que hay en España. Según relató en su corta explicación tenía miedo de que se cerrase la frontera en Dinamarca (podría llevarse a cabo este fin de semana ya que por el momento solo está prohibida la entrada a los extranjeros) y ante el temor de quedarse meses sin ver a los suyos eligió la decisión de marcharse por su cuenta. Y lo hizo en su propio coche que condujo hasta Dinamarca.

En el Celta, acostumbrados a las "cosas" de Pione, no salían ayer de su asombro. Es cierto que el club estaba preocupado por los tres jugadores que más solos estaban en el confinamiento (Bradaric, Smolov y Pione Sisto) y habían estudiado alguna posibilidad de que volvieran a sus casas. De ellos, solo Pione tenía la compañía de su hermana porque tanto el croata como el ruso viven en Vigo sin sus familias. Pero las autoridades no lo permitían y desde el punto de la salud en absoluto era recomendable por lo que en Vigo cerraron esa posibilidad. Además hay otro problema añadido y es que nadie sabe el momento en el que la Liga se pueda reanudar y en qué situacion estará cada uno de los países en cuestión en ese instante. Podría darse el supuesto de que la situación en España mejorase y empeorase en otros lugares de Europa donde comenzasen a tomar medidas más restrictivas. Eso enfrenta al Celta y a Pione a la posibilidad de encontrarse en un futuro problemas aún más grandes para regresar a Vigo. Simples cábalas pero que en la situación de excepcionalidad que vivimos en absoluto pueden descartarse.

El club, que por otro lado entiende el punto de desesperación que pudiese sentir el futbolista en medio del confinamiento, le aplicará el régimen de disciplina interno por saltarse de forma unilateral una directriz clara y concluyente que afectaba a todos los miembros de la plantilla y que hace que incluso los jugadores y técnicos españoles de la plantilla permanezcan en la ciudad a la espera de noticias. Una fuerte multa espera al futbolista danés cuando regrese a la disciplina del Celta para acabar de una manera u otra la temporada.

Compartir el artículo

stats