Arosa-Valencia: Un encuentro para la historia del fútbol de Vilagarcía

El club che hizo gala de su categoría con diferentes obsequios y A Lomba disfrutó de una cita sin precedentes

Representantes de Escuadra Arlequinada con el regalo.  | // FDV

Representantes de Escuadra Arlequinada con el regalo. | // FDV / Diego Doval

El Arosa y su afición escribieron ayer una de las páginas más destacadas de su historia. La visita de un club de la jerarquía del Valencia se convirtió en una fiesta que reforzó al club vilagarciano en lo económico, en lo deportivo y en lo social.

Asistentes a la comida de directivas en A Illa.  | // FDV

Asistentes a la comida de directivas en A Illa. | // FDV / Diego Doval

Desembarcó la expedición valencianista a mediodía capitaneada por su presidenta Layhoon Chan dentro de una importante comitiva directiva que no quiso perderse la cita en Vilagarcía. Su homóloga vilagarciana, encabezada por Manuel Abalo, ejerció de hospitalario anfitrión con un prepartido de confraternización que arrancó con una comida de bienvenida en A Illa.

Gran expectación en la ciudad a la espera del club che.  | // I.ABELLA

Gran expectación en la ciudad a la espera del club che. | // I.ABELLA / Diego Doval

Allí las anécdotas, los agradecimientos y el intercambio de regalos fueron los hilos conductores. La elegancia de un club de la talla del Valencia se reflejó en un cuadro con los colores de ambos clubes. Ese saber estar también se hizo extensivo hacia el propio Concello y la Escuadra Arlequinada, la única peña oficial del club vilagarciano, que también recibió una camiseta oficial personalizada de los de Mestalla.

Llegada del autobús del equipo valenciano a Vilagarcía.   | // IÑAKI ABELLA

Llegada del autobús del equipo valenciano a Vilagarcía. | // IÑAKI ABELLA / Diego Doval

La atmósfera previa empezó a subir de tono con el recibimiento que la afición y los jugadores de la cantera le hicieron al Arosa a la llegada del autobús a los aledaños de A Lomba. La presencia de todo un Primera División con títulos europeos en su palmarés hizo que el coliseo arlequinado registrase un ambiente de excepción.

Los jugadores firmaron autógrafos a su llegada.  | // IÑAKI ABELLA

Los jugadores firmaron autógrafos a su llegada. | // IÑAKI ABELLA / Diego Doval

Los más pequeños no perdían ni un detalle de lo que sucedía en el terreno de juego desde el propio calentamiento de los equipos. No era un partido cualquiera y para algunos estar en A Lomba era la sensación de haber presenciado una cita que difícilmente se volverá a repetir.

Las más de dos horas que la gran mayoría pasaron dentro de A Lomba fueron tan intensas que parecieron un segundo. Los ánimos no decayeron en ningún momento. Daba igual lo que sucediera sobre el terreno de juego. Solo el ambiente fue igual o más espectacular que el propio fútbol. Vilagarcía disfrutó de un club perteneciente a la élite del fútbol europeo dejando a un lado la nostalgia de pensar en cuando volverá a suceder una fiesta así.