En A Toxa los coches clásicos no pasan de moda

Un centenar de vehículos protagonizan una entretenida exposición concurso

Algunos de los vehículos y aficionados participantes en el concurso exposición de coches clásicos celebrado en la isla de A Toxa.

Algunos de los vehículos y aficionados participantes en el concurso exposición de coches clásicos celebrado en la isla de A Toxa. / Paco Luna

Manuel Méndez

Manuel Méndez

Este año fueron muchos los aficionados al motor que se lamentaron por no poder acudir en A Toxa a la feria exposición AutoBello, el “jardín de los juguetes para mayores”, que reúne a algunos de los mejores vehículos del mundo, incluso valorados en varios cientos de miles de euros.

Pero, al menos, pudieron disfrutar en la isla grovense de la “II Quedada de Clásicos”, en la que se dieron cita ayer un centenar de coches que, en algunos casos, son ya como piezas de museo.

En A Toxa los coches clásicos no pasan de moda

Algunos de los participantes. / Paco Luna

Los turismos se reunieron en el aparcamiento del centro comercial La Aldea, donde numerosos aficionados y no pocos curiosos desafiaron a la lluvia para observar de cerca estas máquinas para muchos desfasadas y para otros, artículos de colección.

Carlos Iglesias se hizo con el premio reservado al coche más antiguo, que no era otro que un Renault 10 del año 1968; mientras que Fernando de Bueu se hizo con el triunfo en la categoría reservada a los coches mejor restaurados, demostrando su saber hacer con un Peugeot 205 Roland Garros.

Por su parte, Manuel Iglesias Gómez, a sus 66 años, se llevó el premio al conductor de más edad.