Las altas temperaturas prolongan el ciclo de vida de la avispa velutina en O Salnés

El equipo de lucha contra el insecto de la Mancomunidade retira entre ocho y diez nidos diarios en la comarca | Han detectado la presencia de nuevas reinas y nidos primarios

Los efectivos de la Mancomunidade retiran un nido de velutina en Vilanova

Los efectivos de la Mancomunidade retiran un nido de velutina en Vilanova / Noé Parga

A. G.

Llegadas hace ya más de una década, la capacidad de adaptación de la avispa velutina en una comarca como la de O Salnés no deja de sorprender. Los insectos han encontrado aquí un lugar donde cuentan con alimento en abundancia y pueden desarrollarse, adaptándose de forma favorable a todas las situaciones con las que se van encontrando. Un ejemplo de ello es lo que se están encontrando los integrantes del equipo de lucha contra la velutina de la Mancomunidade de O Salnés, ya que las avispas asiáticas están alargando su ciclo de vida. El motivo, reconocen los operarios de este servicio, son las temperaturas benignas que se están registrando, lo que no solo les ha llevado a seguir sacando nidos a estas alturas, sino que también se están encontrando con nuevas reinas elaborando nidos embrionarios, algo que no suelen hacer hasta el mes de marzo.

José María Pedrouzos, integrante del equipo de lucha contra la velutina de la Mancomunidade de O Salnés, reconoce que este hecho “nos ha sorprendido, pero es cierto que, hasta el momento, no hemos tenido jornadas de frío y eso está favoreciendo que sigan con su actividad”. Insiste en que “tienen alimento, les favorece el clima y continúan en plena producción, incluso aunque vayan muriendo las reinas; lo que nos preocupa es que ya nos estamos encontrando con reinas nuevas, que ya han comenzado a elaborar nidos embrionarios, han sido muy pocos casos, pero es cierto que es muy temprano todavía para ello”.

Ante esta circunstancia, la campaña se extenderá, muy probablemente, hasta el mes de noviembre. En principio, el servicio de la Mancomunidade, que actúa en varios de los concellos que depende de la entidad, ha retirado 790 nidos desde que comenzó la campaña, pero las previsiones apuntan a que “vamos a retirar una cifra muy similar a la de años anteriores, donde siempre hemos rondado el millar”.

El servicio lleva activo más de un lustro y ha conseguido minimizar el crecimiento de la especia en la comarca, una especie con la que se asume que será imposible acabar por su facilidad para adaptarse a todas las situaciones. Desde su puesta en marcha, el servicio ha ido incrementando los materiales de lucha contra la velutina, figurando desde un camión hasta varios rifles de precisión.

Nidos de hasta 50 litros de capacidad

Cada año, la retirada de nidos de velutina, especialmente los secundarios, deja imágenes y datos para el registro por la espectacularidad de los nidos. Este años no ha sido menos ya que el nido más grande con el que se encontraron los integrantes del servicio de la Mancomunidade tendría una capacidad aproximada de 50 litros. Fue localizado en Sanxenxo y se encontraba en un peral a poco más de metro y medio de altura. También destacan los nidos de velutina por las dificultades que plantea su retirada. El más complicado con el que se encontraron en 2023 también se situaba en un lugar de Sanxenxo. Las avispas habían elaborado su nido en un garaje para coches adyacente a una vivienda. Retirarlo obligó a sacar unos cuatro metros de tejado, ya que habían desarrollado su obra entre las tejas y el falso techo. “Nos llevó hora y media retirarlo”.

[object Object]

El servicio de la Mancomunidade descansará en el mes de diciembre, cuando la actividad de las velutinas es prácticamente nula, pero regresará a la actividad en enero. Al igual que en años anteriores, el equipo comenzará con su habitual ciclo que se inicia con la preparación del trampeo. Durante varias semanas se centrarán en reparar, acondicionar, mejorar y dotar de atrayente a las más de 2.000 trampas que instalarán en zonas próximas a corrientes de agua, lugares que las velutinas acostumbran a elegir. Esas trampas serán determinantes para toda la campaña, ya que se encargarán de atrapar a miles de reinas y evitarán la creación de otros tantos nidos, reduciendo de manera importante los problemas. La actividad intensa llegará en verano. De ello dan fe los miembros del servicio que, esta época estival, casi no han dado abasto con la actividad, recibiendo entre 35 y 40 avisos diarios de los siete municipios de los que se hacen cargo. El ente ha apostado en los últimos años por fortalecer este servicio por los problemas que provocan las velutinas, reforzándola con la adquisición de todo tipo de material, desde carabinas para poder introducir veneno en los nidos desde una distancia prudencial, hasta un camión para poder acceder a puntos complicados. Es más, no ha sido la primera ocasión en la que también se ha recurrido al uso de drones para poder llegar a nidos que se encontraban ubicados en lugares prácticamente inaccesibles, como pueden ser las copas de los árboles.