Fin de la era García en Catoira: El nacionalista Xoán Castaño empuña ahora el bastón

El BNG obtuvo seis de los once concejales el pasado 28-M EEl PP de Iván Caamaño pide al Gobierno que conserve el legado

Público asistente al pleno de investidura de Castaño. |   // FDV

Público asistente al pleno de investidura de Castaño. | // FDV / REDACCIÓN

R.A.

El nacionalista Xoán Castaño se convirtió en alcalde de Catoira para los próximos cuatro años tras conseguir seis de los once concejales de la Corporación municipal con lo que ayer llegó a su fin la era de Alberto García que gobernó, salvo un paréntesis de un año, durante más de tres décadas.

Público asistente al pleno de investidura de Castaño. |   // FDV

Xoán Castaño recoge la credencial de concejal de manos del exalcalde Alberto García| // FDV / REDACCIÓN

El acto se celebró a mediodía en un abarrotado salón de plenos, un público que quiso felicitar al primero pero también despedir con cariño al veterano exregidor socialista que en esta ocasión solo logró dos ediles, pero que asegura que realizará una labor de oposición y control firme durante los próximos cuatro años.

El alcalde se abraza a un compañero de grupo. |   // FDV

El alcalde se abraza a un compañero de grupo. | // FDV / REDACCIÓN

El Partido Popular de Iván Caamaño también quiso dejar claro que cumplirán con los 700 vecinos que les dieron la confianza. “Nuestro resultado fue bueno, sobre todo teniendo en cuenta que hace cuatro años teníamos un solo concejal y ahora quedamos a un puñado de votos del cuarto”. El PP de Caamaño destaca que han dejado a Castaño “una herencia muy buena” y que han impulsado “grandes proyectos, preparados y listos para ser realizados como la obra de las Torres de Oeste, la obra del rego de Gondomil, dos asfaltados o las aceras de la PO-548”.

El PP entiende que el cambio producido en Catoira es “la consecuencia de un voto de castigo a una sola persona, porque nuestro trabajo fue valorado; subimos, y llegamos a obtener el mismo resultado que logró nuestro partido en las elecciones autonómicas”.

El pueblo, sin embargo, fue contundente al otorgar la mayoría al BNG de Xoán Castaño quien ya gobernó el primer bienio del pasado mandato porque se lo posibilitó el PP con los votos de sus tres concejales. La situación se complicó a los pocos meses del mandato cuando se fraguó una moción de censura que devolvió la Alcaldía,semanas después del confinamiento, al socialista Alberto García.

En la actualidad Castaño tiene la oportunidad de gobernar la villa vikinga en solitario, gracias a su mayoría absoluta.