La bola del mundo que sostenían las manos de la rotonda de Larsa es uno de los principales atractivos del alumbrado navideño de este año en Vilagarcía. Desde hace varios días que este voluminoso elemento ornamental no está en su sitio porque el último temporal de viento y lluvia lo destrozó y tuvo que ser reparado. Ayer por la mañana operarios del Ayuntamiento se encontraban en la citada glorieta colocando el planeta luminoso una vez que ya ha sido arreglado e hinchado. La decoración navideña permanecerá en la ciudad hasta el 8 de enero.