Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así es el más humilde de los BIC de Cambados

El Ayuntamiento celebra el sábado un seminario sobre el molino de mareas de A Seca

Vista general del molino de A Seca, con su presa y las compuertas Noe Parga

En 1622, Gonzalo de Valladares, entonces señor del pazo de Fefiñáns, firmó un contrato para la construcción de un molino de mareas en el entorno de A Seca. Si se da por bueno este documento para determinar cuándo se construyó, el molino cumpliría 400 años en este 2022. Por ello, el Ayuntamiento ha diseñado una serie de actos para dar un mayor realce a este monumento, su bien de interés cultural (BIC) más humilde y desconocido.

Desde julio ha habido conciertos y degustaciones gastronómicas, en el festival de Xironsa; el pasado fin de semana se celebró un singular concurso de empanadas caseras; y este sábado, 24 de septiembre, la Casa da Calzada acogerá un seminario de historia sobre el molino, y por la tarde saldrá una ruta ambiental por el entorno de A Seca.

Xurxo Charlín y Mila Martínez, en la presentación del seminario Cedida

Los molinos de mareas muelen el cereal con la fuerza motriz de las corrientes marinas, y han llegado a la actualidad solo un puñado de ellos en Galicia. Son por lo tanto mucho menos frecuentes que los de río e incluso que los de viento. Algunos de los más conocidos y mejor conservados se encuentran en Acea de Ama (A Coruña), las rías de Muros y Noia, As Aceñas, en A Illa de Arousa, y Catoira. Varios de estos conjuntos etnográficos datan de los siglos XVIII y XIX, de ahí que el de Cambados podría ser el más antiguo, de ser cierta la datación que tradicionalmente se ha dado por buena de 1622, basada en el contrato de Gonzalo de Valladares.

O Faiado da Memoria presenta una "web serie" de 13 capítulos sobre el mar de Cambados

decoration

Pero, ¿y si en realidad fuese más reciente? El historiador cambadés Gumersindo Mosteiro dispone de una copia de un plano de 1794 en el que aparecen dos molinos en el estanque, uno cerca de la actual Casa Rosita y otro en el río de A Ucha, de modo que ninguno de los dos es el de A Seca. Dado que el plano lo hizo el arquitecto de la catedral de Santiago, Mosteiro sospecha que o bien el ingenio contratado en 1622 no se llegó a levantar, o bien se ubicó en un emplazamiento distinto y no ha llegado a la actualidad. También cabría la hipótesis de que en efecto se construyese a principios del siglo XVII, se destruyese y volviese a levantarse tal y como ha llegado hasta hoy, después de 1794.

Precisamente, el seminario que se celebra este sábado en la Casa da Calzada persigue que los especialistas en la materia discutan sobre este y otros asuntos, arrojando luz sobre la realidad histórica y la importancia de este molino, tal y como resaltaron en la presentación de ayer los concejales de Patrimonio, Xurxo Charlín, y de Turismo, Mila Martínez.

Las conferencias empiezan a las 11 de la mañana, y participan en ellas el ya citado Sindo Mosteiro, la también historiadora Maribel Iglesias, y José María Leal Bóveda, que formó parte del proyecto de musealización del molino, en 2002.

Posteriormente, a las 13.30 horas, se presenta una “web serie” de 13 capítulos sobre los recuerdos, las anécdotas y las vivencias de cambadeses relacionados con el mar. Las entrevistas y el montaje fueron realizados por O Faiado da Memoria. Cada capítulo tiene una duración de entre cuatro y diez minutos.

Para finalizar, Manuel Domínguez guiará una ruta medioambiental a partir de las 17.00 horas, para conocer la flora y la fauna del entorno. Estas visitas ya se hicieron durante algunas mañanas de agosto, y en alguna jornada llegaron a congregarse 27 personas.

La mejor vacuna contra el vandalismo

El molino de mareas de Cambados se localiza en la parroquia de Corvillón. Tradicionalmente, se ha creído que data de principios del siglo XVII, después de que el primer vizconde de Fefiñáns, Gonzalo de Valladares, le encargase su construcción a un maestro cantero llamado Francisco Grie. La presa tiene unos 50 metros de largo y cinco compuertas, y está situada sobre la ensenada, aprovechando el flujo de las mareas para llegar a moler hasta unos 200 kilos de cereal durante la bajamar. Antiguamente, la construcción constaba de vivienda, cuadras y un cobertizo, además del molino propiamente dicho. En 2002, el Ayuntamiento lo restauró y abrió como centro de interpretación, si bien su funcionamiento como museo ha sido casi siempre errático, y era raro encontrarlo abierto si no era con cierta previa.

Uno de los problemas a los que se enfrenta este bien de interés cultural son los ataques vandálicos. En pocos años, le destrozaron varias tejas, le hicieron una enorme pintada y robaron o rompieron las luces solares colocadas por el Concello en el paseo. Sobre esto, Xurxo Charlín y Mila Martínez han indicado que se van a reponer las luces solares, pero que se instalarán con unos anclajes especiales, para que no puedan ser sustraídas. Los responsables municipales recordaron asimismo que la Diputación de Pontevedra va a costear la restauración de los muros dañados por la pintada.

La obra costará unos 9.500 euros, pues será necesario emplear varias técnicas distintas, entre ellas un láser como el utilizado en la catedral de Santiago para borrar también un grafiti. Los responsables municipales han incidido en que será una obra compleja, puesto que los vándalos utilizaron mucha pintura y la piedra ya está muy dañada por la salinidad marina. Por ello, al restaurador no le quedará más remedio que ir con pies de plomo para evitar dañar más el granito, aún a sabiendas de que por ello podría no ser capaz de eliminar completamente la pintura. Precisamente, Martínez y Charlín esperan que acciones como el seminario de historia que se celebrará este fin de semana en A Calzada sirvan para que la población conozca mejor el molino, y así lo valore, proteja y mime más.

Compartir el artículo

stats