Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El parque Enrique Valdés Bermejo, una joya desaprovechada

Vecinos del entorno de O Castriño urgen la retirada de maleza por temor al fuego y un mejor mantenimiento

Un banco volteado y una valla rota, en uno de los senderos del parque. | // NOÉ PARGA

A última hora de la tarde del domingo, 3 de julio, se produjo un conato de incendio en el parque Enrique Valdés Bermejo, el principal pulmón verde urbano de Vilagarcía. El fuego fue controlado en pocos minutos por un amplio despliegue de equipos de emergencias, pero hizo que días después algunos vecinos mostrasen su preocupación por la existencia de maleza en el parque, también conocido como de O Castriño, y el riesgo que eso conllevaría en caso de que un nuevo incendio se descontrolase.

En las inmediaciones del parque hay numerosas viviendas y el centro Princesa Letizia, de ahí que los afectados argumenten que el Concello debería poner más celo en la limpieza del espacio, pues incluso se aprecia la existencia de vegetación alta en las proximidades del centro de educación especial Princesa Letizia.

Uno de los accesos al parque. | // N.P.

Más allá del estado de la vegetación en la parte inferior del parque -en la superior y las inmediaciones del yacimiento arqueológico de Castro Alobre, el aspecto es mucho más cuidado-, otro aspecto que preocupa a los vecinos es el estado de las barandillas de los senderos.

Estos elementos del mobiliario urbano llevan años destrozados en varios tramos, y el Ayuntamiento solicitó al Ministerio de Transportes una subvención para arreglarlos, pero esta primavera se supo que el Gobierno la había denegado. El presupuesto ascendía a 60.000 euros. Algunos de los pasillos del parque llevan cerrados casi dos años y medio, después de que un temporal provocase un desprendimiento de tierras.

Una de las zonas valladas se colocó en marzo de 2020 tras un desprendimiento de tierra Noe Parga

En un primer momento, el Concello anunció que se arreglarían los desperfectos con bulones, pero pasado el tiempo se apostó por la elaboración de un estudio geotécnico. La consultora propuso la construcción de un muro en escollera.

Un paseo por el recinto muestra la necesidad de un mayor cuidado, sobre todo en la parte inferior, donde destacan el estanque y donde se encuentran algunas de las especies más interesantes desde el punto de vista botánico. Así, hay desde un banco de piedra volteado hasta una zona donde se concentra un gran número de bolsas de basura.

Compartir el artículo

stats