Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baión, treinta años esperando por un pabellón para el colegio

Convocan una jornada de protesta a las puertas del colegio el próximo lunes a las 14.00 horas

Espacio utilizado como pabellón deportivo en el colegio Sestelo de Baión, Vilanova de Arousa.

Tres décadas lleva la comunidad escolar de Baión, en Vilanova de Arousa, reclamando unas instalaciones deportivas dignas, un período más que suficiente para que ni el Concello ni la Consellería de Educación les hayan ofrecido más alternativa que la de utilizar un bajo lleno de columnas y con un sinfín de deficiencias. Cansados de seguir aguardando una solución, la comunidad escolar del colegio Sestelo de Baión ha decidido movilizarse y lo hará el próximo lunes, a las 14.00 horas, en la entrada de las dependencias escolares. Lo único que exige la comunidad educativa es un pabellón próximo y en condiciones, similar al que tienen otros centros de Infantil y Primaria repartidos por el municipio vilanovés.

Inaugurado en 1990 y con más de un centenar de alumnos, el centro nunca ha contado con una zona cubierta en condiciones para la práctica deportiva. Lo más cerca que estuvo fue en 1997, cuando el Concello de Vilanova y la Secretaría Xeral para o Deporte firmaron un convenio por el que se iba a dotar de un pabellón próximo a los colegios de San Miguel de Deiro, Tremoedo y Baión. En el caso de este último, esas instalaciones deportivas se construyeron a más de un kilómetro de distancia, lo que hace imposible su utilización continuada por parte del colegio.

El espacio que se utiliza en la actualidad se habilitó en el año 2001, pero desde la comunidad escolar entienden que nunca reunió las condiciones de habitabilidad, ventilación y seguridad necesarias para albergar actividades lectivas en un centro que, además, experimentó un incremento notable de la matrícula entre los años 2010 y 2015. Ese espacio, utilizado en los días de lluvia, tiene seis columnas interiores y una altura de 2,70 metros, lo que impide la instalación de una canasta de minibasket o la práctica de cualquier deporte de lanzamiento.

Esa zona también tiene una superficie insuficiente y resulta peligrosa para la integridad del alumnado, hasta el punto de ser “frecuentes las colisiones entre los niños o contra los obstáculos existentes, mientras que la escasa ventilación hace que sea un lugar insalubre”. Desde la Xefatura Territorial no se ha respondido al requerimiento enviado por el equipo directivo a comienzo del curso, entidad que, como administradora del centro “está mostrando una sorprendente dejadez en este asunto que conculca el derecho de los niños del colegio de Baión a una práctica deportiva saludable y segura”. Es por ello que la comunidad educativa ha dado el paso de movilizarse y, de no ser atendida su demanda, continuarán haciéndolo el tiempo que sea necesario.

Compartir el artículo

stats