Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los remos aún sirven para huir de las drogas

Preparan un homenaje a los impulsores del club Amegrove

La celebración de una de las victorias logradas por Amegrove en los años noventa. G. Núñez

Los fundadores y verdaderos impulsores del club de remo Amegrove serán homenajeados el sábado. Es una forma de agradecerles su labor y recordar a alguno que ya ha fallecido y al que no se pudo homenajear en vida, como es el caso de Manuel Fontoira.

Pero esta cita es, también, un modo de advertir a los jóvenes de que el deporte es siempre una buena opción y que hay alternativas a las drogas y/o el consumo abusivo de alcohol.

Una de las primeras tripulaciones y algunos homenajeados. | // PORTELA

Ese, el de luchar contra el uso y abuso de las sustancias estupefacientes, tratando de apartar a los adolescentes del mundo de las drogas, era el objetivo principal de Amegrove cuando se fundó como club en 1980.

No nacía para alcanzar los indudables logros deportivos que ha conquistado desde entonces, sino para hacer frente a una lacra que estaba castigando al Concello de O Grove y a toda la comarca.

Ya se explicaba el pasado mes de enero, a raíz del fallecimiento de Manuel Fontoira Domínguez, a los 89 años, que este que fue presidente fundador y presidente honorífico del club, iba a ser homenajeado. Junto a otros como Antonio Franco, Antonio Aguín, José Castro Otero, Joaquín Triñanes, José Ramón Otero Bea o José Casas Sabor.

“Pero la pandemia nos ha impedido hacerlo, en el caso de Manuel, así que intentaremos llevar a cabo ese acto para destacar la trayectoria de los tres cuando llegue la primavera, y si la pandemia lo permite”, anunciaba entonces un histórico de Amegrove como Diego Portela, que no solo presidió la entidad, sino que fue uno de sus primeros y más destacados remeros.

Todo empezó con una vieja trainera vasca

“Empezaron compitiendo con una vieja trainera que habían traído del País Vaco y en 1984 consiguieron el primer título de relevancia, ya que los juveniles se proclamaron campeones de España de bateles".

Desde entonces "los éxitos no dejaron de llegar, consiguiendo, quizás, más triunfos de los esperados”, añade Portela.

Estamos en deuda con ellos y bien se merecen un homenaje en el que podamos agradecerles todo lo que hicieron por nosotros, dedicando tantas horas y tantos días a estar a nuestro lado

Diego Portela - Exremero y expresidente del club Amegrove

decoration

Fue uno de los jóvenes que tuvieron la fortuna de remar y competir “al lado del señor Tonio, el señor Tucho y al señor Manolo”, explica. Y al hacerlo deja claro, con su forma de referirse a ellos, el profundo respeto que su generación tuvo y aún tiene por “aquellos hombres que lo dieron todo para estar a nuestro lado y ayudarnos, llegando a ser como nuestros segundos padres”.

Una de las tripulaciones de Amegrove, hace dos décadas. | // M. NÚÑEZ

Y ahí estuvieron, incluso, para algunos de los hijos de los primeros remeros de Amegrove, ya que “siguieron trabajando hasta finales de los años noventa y, algunos, hasta principios del siglo actual, dejando paso después a otros más jóvenes, pero aportando siempre su experiencia”.

Es por todo esto que “estamos en deuda con ellos y bien se merecen un homenaje en el que podamos agradecerles todo lo que hicieron por nosotros, dedicando tantas horas y tantos días a estar a nuestro lado, ya fuera entrenado o compitiendo en cualquier parte de España”, sentencia Diego Portela.

Algunos de los remeros en una prueba disputada en 1999. | // CAMESELLE

Pues ha llegado el momento de ese homenaje a los pioneros; hombres que después de trabajar duro cada día, sobre todo en las bateas, sacaban tiempo de donde fuera necesario para, con pequeñas lanchas neumáticas, acompañar a los bateles y traineras del club mientras entrenaban.

La cita, como queda dicho, es el día 7, con una comida baile a desplegar desde las 15.00 horas en el hotel Mar del Norte. Las entradas ya están disponibles, tanto en el club como en las oficinas de la cooperativa de mejilloneros Amegrove.

Por un precio de 50 euros, los comensales degustarán un menú a base de aperitivos variados, langostinos, almejas a la marinera, jarrete de ternera, postre y bebidas, anunciándose, también, una actuación musical.

Compartir el artículo

stats