Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Portugal: el escondrijo preferido por los gallegos para ocultar sus narcolanchas

El delegado del Gobierno en Galicia cifra en 19 el total de embarcaciones intervenidas en la operación, de las cuales 15 se aprehendieron en el país vecino

Interior de la nave de Vilanova. | // IÑAKI ABELLA

De las 19 embarcaciones intervenidas en la operación contra el narcotráfico estallada el martes, 15 estaban en Portugal. Así lo manifestó ayer el delegado en Gobierno en Galicia, José Miñones. El dato no es baladí, pues demuestra una vez más los estrechos vínculos entre los traficantes gallegos y algunos astilleros lusos. En Portugal, la construcción de este tipo de embarcaciones no es ilegal, de ahí que los clanes gallegos opten a menudo por fabricarlas en el país vecino. En la operación de hace dos semanas, la “Munari-Cundinamarca-Tulipán” gran parte de las planeadoras fueron localizadas en Viana do Castelo. En esta ocasión, las pesquisas se centraron en el distrito de Braga.

La presente intervención siguió desarrollándose durante la jornada de ayer, y está previsto que la mayoría de los detenidos sean puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Cambados a partir de esta mañana. Fuentes oficiales cifran en 16 los arrestados en el conjunto del operativo, que se desarrolló en una decena de poblaciones gallegas y en el norte de Portugal. Miñones precisó que también se han requisado más de 70.000 euros en metálico, y varios vehículos, entre ellos dos camiones, que se dedicarían al traslado de las supuestas “narcolanchas”.

La operación ha sido bautizada como “Kerumán-Samario” , y la han desarrollado el EDOA de la Guardia Civil y la Udyco de la Policía Nacional, ubicados en ambos casos en la ciudad de Pontevedra. La investigación defiende que los detenidos integraban una organización dedicada a la fabricación de lanchas rápidas y al tráfico de estupefacientes. El presunto líder de la organización es Francisco Javier Otero Magdalena, un vecino de O Grove de 52 años con antecedentes por narcotráfico, siempre vinculado a alijos de hachís en el Sur de España.

Otero Magdalena está considerado como un veterano piloto de planeadoras, y fue arrestado el sábado pasado en Algeciras. Puesto que en su caso ya iba a vencer el plazo máximo de arresto preventivo, fue conducido a los Juzgados de Cambados el martes por la tarde, apenas unas horas después de que estallase el grueso de la redada. La juez ordenó su ingreso en prisión, comunicada y sin fianza. A partir de hoy irán pasando los demás. Entre estos se encuentran una familiar directa de Otero Magdalena, o el isleño José Antonio F.O., un hombre que en 2009 acompañaba al grovense en una planeadora que se internó en aguas de Gibraltar escapando de la Guardia Civil, episodio que le valió a España una reprimenda diplomática.

Una de las lanchas intervenidas Iñaki Abella

“O Fogonero”, como es también conocido en A Illa el presunto socio de Otero Magdalena, ha sido entrevistado en alguna ocasión por una anécdota que vivió en su infancia, cuando un equipo de televisión acudió a su colegio y preguntó a los niños qué querían ser de mayores. Él contestó que contrabandista, como su padre.

Otros arrestados en la “Kerumán-Samario” son Roberto Ch.P., un arousano que mantuvo relaciones de amistad con miembros del clan de los Charlines; Iván A.T.; Eladio M.A., José Manuel C.G.; o J.A.S., un hombre vinculado a la nave industrial de Tremoedo.

José Miñones ha elogiado el trabajo de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, y resalta que estas operaciones son el fruto de un trabajo silencioso de muchos meses. “Es un trabajo diario que tenemos que seguir haciendo, muchas veces en la sombra. Es el resultado de muchos meses de investigación”, concluyó.

La nave de Vilanova carecía de actividad legal conocida

La nave de Tremoedo (Vilanova) en la que se desarrolló uno de los registros del martes se construyó a principios del presente siglo, pero actualmente carecía de actividad comercial o industrial conocida. De hecho, no tiene rótulos identificativos y ni siquiera otros empresarios del polígono industrial son capaces de ponerle cara a los propietarios. Aparentemente, la empresa se dedica a la reparación de embarcaciones a vela, y los investigadores sacaron de su interior al menos una lancha sospechosa de haber sido construida para el narcotráfico.

Fuentes oficiales indicaron que se ha localizado una dependencia subterránea estanca, con un metro de agua, y las fuerzas de seguridad sospechan que la organización realizaba allí pruebas con las planeadoras. El primer balance oficial de la “Kerumán-Samario” no incluye incautación de droga alguna, si bien la investigación cree que la organización trataba de introducir estos días un alijo de hachís en España. De hecho, Otero Magdalena está investigado en la causa por, entre otros delitos, uno contra la salud pública, tal y como manifestó a última hora de la tarde del martes el Tribunal Superior de Xustiza Galicia.

Esta redada coincide en el tiempo con otra desarrollada entre Algeciras y Ceuta, en la que han resultado detenidas 25 personas y se han intervenido un total de 4.500 kilos de hachís, si bien fuentes de la Guardia Civil aclaran que esta última no está relacionada con la trama de la “Kerumán”. El Estrecho se ha convertido en los últimos años en un punto caliente por el elevado volumen de alijos de droga que se está moviendo, y hay algunos gallegos trabajando en la zona.

Detenido el dueño del astillero de Moaña

Otro de los detenidos en la operación es Manuel Parcero, propietario del astillero A Xunqueira, de Moaña, que fue registrado el martes. Su defensa legal entiende que se le acusa de estar implicado en la red de construcción de narcolanchas solamente por el incendio de una frente a su empresa en enero pasado, sin que se hayan encontrado nuevas pruebas en el registro. Personas cercanas al detenido aseguran que solicitó a su familia que le llevase la medicación a los calabozos ante su segundo día retenido.

Parcero tiene 78 años y es muy conocido porque siempre se involucró, por ejemplo, con el club de remo de la parroquia, que llegó a presidir. A Xunqueira es una de las factorías navales más importantes de la comarca y en enero se vio envuelta en el viaje fallido de una planeadora para una presunta descarga de droga en alta mar. La embarcación, que contenía decenas de garrafas de combustible, ardió presuntamente por un accidente frente a las instalaciones del astillero, logrando escapar sus tripulantes.

Desde la empresa manifestaban ayer su “asombro” por el hecho de que tres meses y medio después de aquel incendio sus instalaciones fuesen sometidas a un registro que acabó con la detención del propietario y fundador. El investigado contactó ayer con sus familiares asegurando estar tranquilo y no tener nada que ocultar. La plantilla siguió trabajando con normalidad, pero admiten su preocupación por Parcero y confían en que todo acabe siendo un malentendido.

Compartir el artículo

stats