Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Traca final en el Entroido arousano

Tras arrasar en A Illa, la fiesta se despide hoy en Vilanova y O Grove

Una de las veinte carrozas que participaron en el desfile celebrado ayer en A Illa de Arousa. Noé Parga

La Gran Marcha do Entroido Meco, el desfile de carrozas de A Illa, la quema de la gallina de Barrantes y la sardina de Cambados...

Todo ello celebraciones aplazadas en su día a causa de la lluvia que hicieron que fuera ayer el día grande del carnaval.

A la espera de la despedida del mismo en O Grove y Vilanova, esta misma tarde, puede darse por finiquitada una fiesta que sirvió a muchos para desperezarse tras el letargo pandémico y afrontar con esperanza la nueva normalidad.

Las precipitaciones registradas a lo largo de la semana hicieron que el Concello de A Illa aplazara para este fin de semana su desfile de carrozas. Al igual que O Grove trasladó su Gran Marcha do Entroido y el Enterro da Sardiña, que se celebra hoy.

Los tres primeros actos citados se desarrollaron finalmente ayer por la tarde. Y si a los mismos se les suma el interés que despertaban el Enterro da Sardiña de Cambados y el de Galiña de Barrantes, entre otras celebraciones, es fácil entender por qué la jornada se convirtió en el día grande de este primer gran carnaval tras la pandemia.

Algunos de los coloridos disfraces que se vieron ayer. | // NOÉ PARGA

En localidades como la meca se registró una buena afluencia de participantes, aunque quizás inferior a lo que solía ser habitual en años previos al coronavirus, cuando el desfile del Martes de Entroido por las principales calles del pueblo resultaba siempre multitudinario, tanto por número de disfraces participantes como de público asistente.

Los isleños se quedaron sin Liborio, pero tuvieron carrozas. | // NOÉ PARGA

Esta vez el número fue más reducido, a pesar de lo cual pudieron verse algunos disfraces realmente interesantes a lo largo del conocido como Sambódromo Meco; un circuito con salida y meta en O Corgo habilitado por calles como Pablo Iglesias, O Cruce, Castelao y Beiramar.

Especialmente notable fue la afluencia de público en la céntrica y peatonal calle Castelao, donde se encontraba el principal punto de animación de la concejalía de Cultura.

Uno de los grupos que se disfrazaron ayer en la comarca. | // NOÉ PARGA

El desfile de carrozas de A Illa es una de las citas señaladas en el calendario para cualquier vecino del municipio, y más si se llega a él después de una pandemia en la que no se pudo disfrutar de la pasada edición.

Esa circunstancia se notó ayer en las calles de A Illa, donde los disfraces y los curiosos abarrotaron todo el trayecto de las carrozas.

Una veintena de carrozas

Eran un total de veinte, en las que se daba protagonismo a imágenes clásicas, es decir, elaboradas con rapidez una vez quedó claro que el coronavirus no se iba a llevar por delante, por segundo año consecutivo, una de las fiestas más apreciadas por los vecinos de A Illa.

El público tomó la grovense calle Castelao. | // FDV

El inicio del desfile estaba previsto para las 17.00 horas, pero arrancaría bastante después, ante la falta de puntualidad de alguna de las carrozas participantes.

Hippies, sevillanas, o mejicanos fueron solo algunos de los protagonistas de cada carroza, desde las que atronaban todo tipo de música a través de altavoces improvisados en cada una de las esquinas.

Tampoco faltaron imitadoras de las Tanxugueiras y de algunos de los participantes en el "Benidorm Fest".

Una de las múltiples carrozas que ayer recorrieron las calles. | // FDV

El recorrido fue el de siempre, por avenida da Ponte, Castelao, plaza do Campo, Ribeira do Chazo, Regueiro, Congostra do Rico, Castelao y otra vez plaza do Campo, donde finalizó el evento, aunque la mayor parte de las carrozas permanecieron por la zona hasta altas horas de la madrugada atronando con sus altavoces.

Problemas logísticos con el Liborio

Una de las cosas que se ha echado en falta este año ha sido la quema del popular Liborio. La lluvia la impidió el pasado miércoles, cuando estaba previsto que se diese a conocer su imagen rodeada de viudas y cardenales.

Se aplazó para quemarlo después del desfile de Carrozas en O Naval. Sin embargo, problemas logísticos evitaron que pudiese salir, por lo que los organizadores prometen que para el año celebrarán un sepelio todavía mucho más multitudinario, porque se lo deben al Liborio.

La salida del desfile grovense desde la plaza de O Corgo. FdV

Ante la previsión de una gran movida nocturna, el Concello de A Illa reforzó la pasada noche el servicio de Policía Local. Para ello contó con varios agentes de otras poblaciones como refuerzo para controlar la movida y realizar todo tipo de controles, tanto de alcoholemia como de drogas.

Los siete agentes de los que dispuso el Concello en la noche de ayer tenían previsto mantener la guardia hasta las 7.00 de la madrugada, con un dispositivo muy similar al que se puso en marcha durante el Lunes de Entroido, el día grande del Carnaval en A Illa.

Jóvenes isleñas en el desfile celebrado ayer en su pueblo. | // NOÉ PARGA

Otro lugar donde se despidió el Carnaval en el día de ayer fue Cambados, donde se procedió a la tradicional quema de la sardina que, este año, lucía forma de premio del Benidorm Fest.

Con esta quema, Cambados conjuró todos los males del año, además de criticar lo ocurrido con las Tanxugueiras en el camino hacia Eurovisión.

El desfile comenzó a las puertas del consistorio sobre las 19.00 horas, donde una multitud de viudas y cardenales se concentró en torno a la figura.

El carnaval isleño reúne a familias enteras. | // NOÉ PARGA

Lentamente, comenzó a desplazarse hacia San Tomé, su destino final, ante la atenta mirada de un nutrido grupo de personas en cada paso, contemplando a las plañideras que no cesaban de gritar por los actos destacados del difunto mientras sonaba música de funeral desde los instrumentos de la banda de Castrelo.

Con la noche ya bien entrada, la comitiva llegó a la zona de San Tomé, donde antes de prenderle fuego, se le rezaron una serie de responsos y letanías a cargo de un improvisado cardenal.

Dos de los disfrazados que ayer se pasearon por O Grove. FdV

La quema de la sardina es la cita que cierra el carnaval cambadés. Estaba prevista para el pasado miércoles pero las malas condiciones meteorológicas obligaron a cambiarla para la jornada de ayer.

Por último, en Barrantes también se celebró el Enterro da Galiña, un evento organizado por la asociación de vecinos San Andrés. El evento finalizaba con una laconada.

Hoy, todos pendientes del Momo y de la sardina meca

Hoy se celebran los últimos actos del carnaval. Algunos tan destacados como el entierro o quema del Momo, en Vilanova, y la Sardiña de O Grove.

En el primer caso el recorrido comienza a las 17.00 horas para avanzar por O Esteiro, avenida González Besada, Rosalía de Castro, Cuxhaven, San Mauro, Juan Carlos I, Francisco Rey Rivero, Curros Enríquez, Concepción Arenal y plaza de Os Olmos.

Se restringe el tráfico desde las 16.00 horas y se habilitan zonas de estacionamiento alternativas en O Terrón, el puerto deportivo, A Basella, la fábrica de Pérez-Lafuente y los supermercados Eroski y Froiz.

El Enterro da Sardiña meca comienza a las 20.00 horas, con recorrido desde O Corgo por Pablo Iglesias, Castelao y Luis Seoane.


Compartir el artículo

stats