Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nostalgia de San Antonio Abad en O Salnés

A Modia, Cambados y Armenteira suspenden actividades relacionadas con la festividad

Capilla de San Antonio Abad de Armenteira, ayer. | // IÑAKI ABELLA

En O Salnés hay cierta devoción por San Antonio Abad, patrono de los animales. Si la explosiva variante ómicron no lo hubiese impedido, durante la jornada de ayer se habrían celebrado diferentes actividades en honor al santo en localidades como Cambados, A Modia o Armenteira. Pero los tiempos que corren no dan para demasiadas alegrías, de ahí que se cancelasen la mayor parte de las mismas.

En A Modia, por ejemplo, hubo misa en la capilla de San Antón, pero la comisión de fiestas ya anunció hace dos semanas que la verbena se aplaza para el 26 de marzo, con la esperanza de que para entonces la situación sanitaria sea mucho mejor que la actual. En este lugar de la parroquia cambadesa de Vilariño no solo se canceló la verbena, sino también su concurrida “poxa” de ofrendas al santo, entre las que sobresalen los “pezuños” de cerdo.

Sin salir de Cambados, el Refugio de Animales no acudió a la tradicional bendición de las mascotas en el atrio de la iglesia parroquial. Un reciente brote de parvovirus entre los perros del refugio complicó aún más si cabe la situación.

Otra localidad arousana donde existe devoción por San Antonio Abad es la de Armenteira. Sobre una de las colinas que presiden el lugar se alza una bonita capilla de una sola nave, con soportal y un crucero en su parte frontal. El COVID y el delicado estado de salud del párroco tampoco hacían muy aconsejable celebrar la fiesta.

El año ha empezado con romerías más descafeinadas de lo esperado, como sucedió en A Illa con su San Julián o con el San Amaro de Vilanova y Meaño.

Compartir el artículo

stats