Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ministerio indemniza un mínimo de 90 céntimos por kilo de mejillón asegurado

Los episodios de toxinas marinas preocupan especialmente a los bateeiros

Cuerdas de mejillón "long line" en una de las bateas de la ría.

Asegurar el mejillón que se produce en las bateas gallegas es, sin duda, la mejor fórmula para garantizar el rendimiento de una producción que tiene demasiados riesgos al estar asentada sobre el mar y afectada por las corrientes y episodios tóxicos. Agroseguro establece unos requisitos tasados por el Ministerio de Agricultura y Pesca en función de la zona de riesgo en la que se encuentre y también de la cantidad de molusco que se cultive en las plataformas, muy dispar en un rango que oscila entre 50.000 y 150.000 kilogramos de media en todas las rías.

Son esos dos parámetros los que la administración tiene en consideración, por ejemplo, de la pérdida de la producción por diferentes causas, en tanto que cada batea se sitúa sobre cuadrículas catalogadas del 1 al 5 en función de la zona de riesgo, pero en la que también se tienen en cuenta las cantidades estimadas de producción.

Producción

Así por ejemplo, en aguas de Cambados se sitúan bateas en cinco polígonos siendo el A de riesgo1 con una producción aproximada de 77.154 kilogramos anuales; en el nivel D y E que producen 49.735 y 107.585 kilos respectivamente. Catalogados como zona 2 de riesgo están el polígono B y C que generan 87.476 kilos y 81.155, respectivamente.

En O Grove se califican como zona 1 el polígono A con 61.237 kilogramos y del nivel 4 el de O Grove C con 61.279 kilogramos. Los tres polígonos asentados en aguas de Portonovo se califican como zona 3 y proporcionan en total 300.000 kilogramos de mytillus.

Asimismo, en la relación figuran los dos polígonos de Vilagarcía, situados en zona 1 y que proporcionan 89.379 kilos y 72.038, respectivamente.

Una de las plataformas de mejillón en la ría de Arousa. Iñaki Abella

Obviamente en el listado que acaba de darse a conocer figuran las demás bateas susceptibles de que su producción resulte afectada por mareas rojas, de ahí que se establezcan valores de compensación por la garantía de pérdidas y gastos de devolución a la batea de origen. En este último caso concreto para el mejillón comercial o de cosecha de Galicia se fija un precio de 0,13 euros el kilo y se establece en 0,16 euros el valor máximo de compensación por los gastos de retirada y eliminación de producción tras la ocurrencia de un riesgo cubierto.

Con todo, las indemnizaciones por el producto en sí son más elevadas y así para el mejillón de Galicia comercial o de cosecha se establece un valor máximo de 0,90 euros el kilo y de 0,30 euros de precio mínimo.

Para el mejillón de cría y desdoble se fijan topes de entre 0,15 y 0,25 euros por kilogramo, según explica el anexo II de la resolución que acaba de hacer pública el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Todos estos cálculos figuran en el Plan de Seguros Agrarios Combinados que determina los valores por batea o sistema long line a aplicar para los distintos tipos de mejillón o clóchina, a efectos de cálculo de los valores de producción e importe de las indemnizaciones.

Máximo control por cada uno de los bateeiros

La vigencia de este plan de seguros agrarios combinados, los períodos de suscripción del correspondiente a la acuicultura marina cubren dos períodos principales: desde el 1 de febrero al 30 de abril de 2022 y del 1 de febrero al 30 de abril de 2023. En todo caso, la fecha de entrada en vigor del seguro dependerá de la modalidad de pago elegida de acuerdo con las condiciones especiales de la línea declarada a Agroseguros. Las explotaciones de producción de mejillón asegurados deberán utilizan las técnicas mínimas de explotación y cumplir condiciones como la limpieza periódica de algas en la zona superior de las cuerdas; realizar el mantenimiento de la batea o sistema long line en condiciones adecuadas; prestar especial atención a la flotabilidad del sistema long line a medida que las cuerdas de engorde van ganando peso con el crecimiento del mejillón; y las recomendaciones de higiene. Todos los bateeiros que suscriban esta póliza con Agroseguro están obligados a comunicar cualquier circunstancia que agrave los riesgos, permitir el acceso de los peritos a las diferentes instalaciones de la explotación y presentar la documentación requerida en caso de inspección o siniestro, para no perder el derecho a las indemnizaciones previstas. Agroseguro indica que la reiteración de siniestros por una misma causa implicará la adopción de las medidas de manejo necesarias para prevenir su acaecimiento y advierte de que en caso contrario, el asegurado podría perder el derecho a las indemnizaciones. Establece con carácter general que los bateeiros deberán cumplir con las prácticas de cultivo acordes con las buenas prácticas de la actividad, en concordancia con la producción fijada en la declaración del seguro. Y añade que el asegurado deberá atender en cualquier caso las normas establecidas por las autoridades competentes.

Compartir el artículo

stats