Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Salnés ronda los 80 positivos por COVID pero apenas hay ingresos en el hospital

Uno de los primeros vacunados con la tercera dosis en el edificio de la antigua Comandancia. | // IÑAKI ABELLA

Los municipios de O Salnés ya suman casi un centenar de casos de COVID, en una sexta ola que no parece dar tregua. Durante la jornada de ayer se notificaron 28 contagios más en el área sanitaria Pontevedra-O Salnés, para un total de 196 positivos. En estos momentos, ya hay personas que están pasando la infección en todos los municipios de la comarca.

El más afectado es Vilagarcía, con 24 positivos. Hace apenas dos semanas, en la capital arousana había un único paciente con COVID, pero a los pocos días esa cifra empezó a crecer, y no ha dejado de hacerlo desde entonces. También se superan la decena de casos en O Grove y Sanxenxo, dos municipios que están recibiendo a mucha gente este otoño gracias a las buenas condiciones meteorológicas. En O Grove hay 13 positivos, y uno menos en Sanxenxo.

Fuentes consultadas indican que buena parte de los contagios se producen en el ámbito familiar. En todo caso, la Xunta de Galicia ha reducido la información que aportaba a los ciudadanos durante el estado de emergencia sanitaria. En las anteriores olas, la gerencia del área sanitaria Pontevedra-O Salnés detallaba el dato de positivos por municipios todos los días, y la Consellería de Educación indicaba también diariamente los casos existentes en los colegios e institutos. Ahora, la gerencia solo avisa a los concellos cuando hay cambios en su situación epidemiológica, y Educación ya no aporta dato alguno sobre la transmisión entre estudiantes, pese a ser un sector de la población vulnerable a la infección, pues los menores de 12 años no están todavía vacunados.

Vilanova y Ribadumia

La situación epidemiológica empieza a ser preocupante también en localidades como Vilanova o Ribadumia, con nueve casos, respectivamente. En A Illa, la gerencia del área sanitaria ha reportado seis infecciones, y en Cambados cuatro. Finalmente, concellos como los de Meaño y Meis, que hasta hace poco estaban libres de coronavirus, vuelven a tener sendos vecinos enfermos. En total, la comarca suma 79 positivos.

De todos modos, y a diferencia de las olas anteriores (sobre todo de las cuatro primeras), esta escalada de positivos no está teniendo por ahora un reflejo en la presión hospitalaria. Solo hay cuatro personas ingresadas, tres de ellas en planta en el Complexo Hospitalario de Pontevedra, y una en el Hospital do Salnés. No hay nadie en la UCI.

La Xunta emplaza a los vecinos que todavía no están vacunados a que acudan a inmunizarse, al considerar que es la mejor forma de evitar el riesgo de enfermedad grave y de reducir la propagación.

El viernes entró en funcionamiento el punto de vacunación masiva de la antigua Comandancia de la Marina de Vilagarcía. La gerencia del área sanitaria avanza que durante la jornada de hoy domingo están citadas 650 personas de entre 70 y 79 años para la dosis de refuerzo. La Xunta explica que los citados recibirán un mensaje de texto en sus teléfonos, indicando la hora a la que deben acudir. Sanidade les pide puntualidad para evitar colapsos en la circulación de las personas.

Un solo médico en Cambados durante siete horas para 25.000 personas

El centro de salud de Cambados contó durante la mañana de ayer con un solo médico. Esto supone que este profesional tuvo que hacerse cargo de una población potencial de 25.000 personas, puesto que el Punto de Atención Continuada (PAC) de la villa del albariño no solo da servicio a los cambadeses, sino también a A Illa, Ribadumia y Mosteiro (Meis). Además, el médico que estaba de guardia tenía que atender tanto a pacientes adultos como a niños, puesto que en fin de semana no hay urgencias pediátricas en Cambados.

Esta situación ya ha sucedido en más ocasiones en otro de los grandes PAC de O Salnés, como es el de San Roque, en Vilagarcía. El hecho de que haya un único facultativo de guardia no solo supone un gran sobreesfuerzo para este profesional y largas esperas para los pacientes que acuden a urgencias, sino que también cabe la posibilidad de que el centro quede sin médico en caso de que se produzca una emergencia en un domicilio o un accidente grave en la carretera.

En esos casos, el 061 podría movilizar una ambulancia con el galeno de guardia, con lo que el facultativo tendría que abandonar su puesto y salir a atender esa incidencia. Dependiendo de su gravedad, eso puede suponer estar fuera del centro de salud más de una hora. “¿Y qué pasa si durante ese tiempo llega una persona que está sufriendo un principio de infarto y se encuentra con que en el PAC no hay ningún médico?”, se pregunta la persona que alertó de la situación ayer.

Compartir el artículo

stats