Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vilanova encuentra sus vínculos con la tradición Xacobea en el Siglo XII

Presentación del Pergamiño Gundiliano en el día de ayer.

Desde que se puso en marcha la Variante Espiritual, el Concello de Vilanova no ha dejado de buscar caminos que le conecten con la tradición Xacobea a fin de demostrar que el municipio ya era visitado por peregrinos en tiempos inmemoriales. Ese nexo de unión con el mundo de las peregrinaciones parece haberlo encontrado en una copia del Pergamiño Gundiliano, un documento del siglo IX en el que un noble vilanovés cede bienes al monasterio de Cálago. En esa copia se hace alusión a la presencia de peregrinos, e incluso, de un hospital donde se pueden refugiar, en la zona de Cálago, donde se encontraba también el antiguo monasterio.

Esa copia, localizada por Francisco Charlín, responsable de la revista Cuadrante, se encuentra datada en el siglo XII y pronto llamó la atención de ojos expertos por los anacronismos en los que incurría a la hora de copiar un texto de tres siglos antes. Contrastándolo con una lingüista y un historiador, esos anacronismos comenzaron a aflorar, como son la referencia a obispos de Santiago de Compostela, cuando en el siglo IX todavía se encontraban los restos del Apóstol en Iria Flavia. Otro dato a reseñar son las referencias a los benedictinos, cuando el monasterio de Cálago, en el siglo IX era un tipo de monasterio familiar dedicado a San Fructuoso; no es hasta el impulso que registra el Camiño de Santiago con Cluny y los benedictinos, cuando comienza a extenderse la tradición Xacobea. Este dato también impediría que hubiese peregrinos en Vilanova en el siglo IX, pero no tres después.

Una de las conclusiones que se saca del análisis de este documento es que tanto la lujosa confección del mismo, elaborada en el scriptorium compostelano, como el hecho de que la copia presente interpolaciones destinadas a “compostelanizar” y “benedictinizar” un monasterio que pasó a depender de la sede compostelana en 1114, “demuestran el interés de Santiago en tener un documento, en parte falsificado, que le asegure el dominio del territorio”, explicaba ayer Charlín.

Insiste el responsable de Cuadrante que “las interpolaciones detectadas, que carecían de sentido en el siglo IX sí lo tienen para alguien que viva en el siglo XII, un momento de gran esplendor de Santiago, con las obras de construcción de la catedral románica y con la instauración en villas y aldeas de hospitales de peregrinos”.

El documento es plenamente conocido por muchos estudiosos, entre ellos Murguía o López Ferreiro, pero ninguno de ellos se había centrado en la cuestión de los peregrinos, sino en los bienes materiales que se describen en el documento.

El alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, agradecía el esfuerzo de Charlín y de sus compañeros en la investigación realizada sobre este pergamino, lamentando “lo poco que conocemos de nuestro pasado a nivel local”. Es por ello que el regidor está valorando la posibilidad de poner en marcha un premio de investigación histórico que “nos permita dar un poco de luz a esas tinieblas”. Durán apeló al esfuerzo que se ha hecho en las excavaciones de Cálago, “cuatro arañazos que han arrojado muchos datos sobre la historia de Vilanova, pero nos queda mucho por descubrir”.

En la jornada de ayer, la Semana da Cultura también sirvió para que Amigos de Valle-Inclán presentase el último número de Cuadrante y su página web, además de para poder ver a Teo Cardalda sobre el escenario del Auditorio. La Semana dedicada a valle finaliza con la representación de “Los cuernos de Don Friolera” en el Auditorio, a las 19.00 horas.

Compartir el artículo

stats