Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresarios arousanos, sobre los peajes en las autovías: “Nos borrarán del mapa”

La Autovía do Salnés es de la Xunta, con lo que en principio seguiría libre de peaje. | // IÑAKI ABELLA

El anuncio de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, de que el Gobierno va a presentar una propuesta para cobrar un peaje en las autovías estatales ha caído como un jarro de agua fría sobre los empresarios arousanos, pues vaticinan que esto incrementará más todavía los costes de producción y transporte a los que hacen frente los industriales gallegos, con la consiguiente pérdida de competitividad. “Nos borrarán del mapa”, vaticina de forma gráfica José Luis Vilanova, presidente de FECA (Federación de Empresarios da Comarca de Arousa).

Manuel García, presidente de la recién creada asociación Galicia Foro Empresarial, sostiene a título particular que los peajes de los autovías dañarían la economía gallega, del mismo modo que ya lo están haciendo los de las autopistas. “Las empresas del área de Vilagarcía estamos en desventaja competitiva con respecto a las de Vigo o Santiago, por poner dos ejemplos, porque nosotros pagamos por todos los desplazamientos por autopista, mientras que en otras poblaciones tienen tramos bonificados. Y eso nos repercute en los costes”.

Una parte sustancial de las mercancías que se producen en O Salnés se comercializan posteriormente en otras comunidades autónomas -o incluso en el extranjero- y cuando viajan por carretera salen de Galicia o bien por la autovía de las Rías Baixas (la A-52, que recorre el sur de Galicia y entra en la meseta por Zamora), o bien por la del Noroeste (A-6), que conecta Galicia con el interior a través de León. Ambas son ahora gratuitas, pero si el Gobierno mantiene su hoja de ruta pasarían a ser de pago.

Para 2024

El Gobierno español se ha comprometido con la Unión Europea a cobrar por el uso de las autovías estatales con muy tarde a partir de 2024, como condición para mantener el Plan de Recuperación. La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, anunció la semana pasada que en breve dispondrá de una propuesta para un sistema de pago por circular por las autovías, que posteriormente será negociada con los agentes sociales y las comunidades autónomas.

Ese dinero se destinaría al mantenimiento de las carreteras, con la premisa de que es un gasto que deben costear quienes las utilizan, mientras que los recursos que quedarían libres al aplicarse esas tarifas podrían destinarse a políticas sociales, tal y como han defendido altos cargos de Moncloa.

El anuncio ha generado un vivo debate social sobre las repercusiones sociales y económicas que acarrearía. Los empresarios de O Salnés se muestran muy preocupados, y recuerdan que Galicia ya soporta en la actualidad algunos de los peajes de autopista más altos de toda España.

Manuel García aduce que pagar por el uso de las autovías castigará sobre todo a los territorios periféricos de la península, como es el caso de Galicia, por lo que en su opinión esa medida agravaría el desequilibrio entre los territorios. “Las autovías de pago castigarían sobre todo a los territorios periféricos, que ya soportan actualmente la losa del coste de tener que asumir un mayor kilometraje para el transporte de las mercancías”.

Manuel García, presidente de Galicia Foro Empresarial Iñaki Abella

Manuel García, presidente de Galicia Foro Empresarial, también sería partidario de eliminar el pago en las autopistas gallegas o al menos de reducir sustancialmente las tarifas, puesto que entiende que actualmente, “son carísimas”. En su opinión, las empresas arousanas padecen de múltiples maneras las consecuencias de estos precios, incluso en aspectos que pueden pasar desapercibidos, como la contratación de determinado personal. “Cuando una empresa necesita trabajadores cualificados, ¿dónde los encuentra? La mayoría de las veces ese tipo de trabajadores están en Vigo, en Santiago o en Pontevedra, y si quieres contratarlos no te queda más remedio que asumir sus costes de transporte por la autopista. Puede parecer poco, pero todo repercute en las cuentas de las empresas y en su competitividad”.

José Luis Vilanova, presidente de la federación comarcal de empresarios (FECA) Iñaki Abella

José Luis Vilanova, presidente de FECA, también es partidario de eliminar los peajes de todas las autopistas gallegas (no solo de la AP-9, o del Atlántico, sino también de las interiores), en la línea de lo que se está haciendo en las demás autonomías. “Galicia sufre un peaje a la movilidad, y la movilidad es competitividad. Si tú pagas y otros no, estamos jugando con cartas diferentes”. “Si ahora además tenemos que pagar por las autovías, apaga y vámonos, nos borran del mapa”, prosigue Vilanova. Sostiene también que Galicia tiene más coches por habitante y ya circula más por la dispersión de su población, “de modo que ya estamos pagando más en impuestos de circulación y por la compra de combustibles”.

Más accidentes y más éxodos en la España vacía

A los empresarios les preocupa mucho ser menos competitivos que los de otros territorios debido al encarecimiento de los costes relacionado con la imposición de más peajes, pero están convencidos de que esa medida acarrearía otros efectos negativos. José Luis Vilanova apunta al respecto que, “acentuará la despoblación de la España vacía, porque la gente viajará menos”, y que habrá más accidentes de tráfico, porque muchos conductores evitarán las vías de alta capacidad y acudirán a las carreteras secundarias, donde se registra una mayor siniestralidad. “Todo lo que vamos a conseguir será peor”, aduce.

Vilanova comparte la tesis de que es necesario ahorrar dinero, pero en su opinión hay que ir a la raíz del problema y proponer otras soluciones. “Hay que meterle mano de una vez por todas al gasto corriente y adelgazar la administración para que lo que pagamos dé para todo. Necesitamos un estadista que impulse la fusión de ayuntamientos, la eliminación de Diputaciones, el adelgazamiento de las administraciones autonómicas... No podemos sostener el actual crecimiento de las instituciones hasta el infinito”.

La Xunta aboga por el equilibrio territorial

La Consellería de Infraestructuras ha emplazado al Gobierno a dialogar con todos los implicados antes de adoptar ninguna decisión, por tratarse de una medida, “muy seria y de mucho calado”, en declaraciones a FARO. El gobierno autonómico manifiesta su preocupación, “por la falta de transparencia” de Moncloa, y advierte de que un sistema de pago por kilómetro recorrido sería enormemente dañino para Galicia. Por ello, desde la Xunta se ha pedido a Madrid sensibilidad y, “perspectiva de equilibrio territorial”.

Compartir el artículo

stats