Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La armonía de César Portela, ejemplo para los arquitectos gallegos

Foto de familia de los premiados en la XIX edición de los premios de Arquitectura | // IÑAKI ABELLA

César Portela fue el gran protagonista de la XIX edición de la Gala de los Arquitectos que se celebró en los jardines de Pazo Baión durante la suave tarde de ayer sábado. Recibió el premio a una larga y prolífica “trayectoria profesional” plagada de reconocimientos.

“Hoy Portela es premiado por el conjunto de una obra que, desde lo local, aspira a dar respuestas universales”, expuso Elena Ampudia, decana del Colegio de Arquitectos de Galicia que intervino tras la entrega de la “Guerreira” de Francisco Pazos al autor de obras tan emblemáticas como el propio Pazo de Baión o el puente Azuma en Japón.

Uno de los galardonados con la estatuilla de Pazos Iñaki Abella

Portela agradeció “de todo corazón” a la junta de gobierno del Colegio este premio a su trabajo tras recordar que él fue el primer secretario en la década de los setenta junto a su gran amigo y primer decano Andrés Fernández-Albalat, y posteriormente con Xosé Bar Bóo o Juan González Cebrián, “tres grandes arquitectos y amigos, artífices de la creación del actual Colexio de Arquitectos de Galicia”.

No se olvidó el insigne profesional pontevedrés de sus colaboradores, “imprescindibles en el trabajo diario de toma de daos, conversión de una idea en proyecto o la dirección de obra”. “No recuerdo hacer ninguna obra solo, siempre tuve el apoyo de otro arquitecto, de un aparejador, delineantes o secretarias, o jefes o encargados de obra, sin cuya colaboración no habría logrado llevar adelante una sola obra”, refirió ante los asistentes.

Una ceremonia en la que Portela compartió con los asistentes un pensamiento, explicando que para un arquitecto “hay dos tipos de reconocimientos que le pueden llenar de satisfacción, el que emana de los usuarios de las obras, cuando muestran su agrado por habitar esos espacios proyectados y construidos con el fin de que se sientan a gusto habitándolos; y el segundo, el que proviene de los compañeros de profesión”.

La Gala de los arquitectos se celebró en los jardines de Pazo Baión

Aseguró ante todos ellos que es el tipo de premios que le llenan de “orgullo” y que “te compensa de las mil y una batallas que cada día libramos en el ejercicio de nuestro trabajo, tanto en el terreno de la ética como de la estética, para lograr salir indemne y satisfecho personal y profesionalmente en este campo minado en el que se desarrolla el ejercicio de nuestra profesión, y en el que en cada hora, cada día, o en cada obra tenemos que tomar decisiones difíciles que esquiven el mal gusto y los intentos de corrupción imperantes, lo cual no es tarea fácil”, manifestó.

“No recuerdo hacer ninguna obra solo, siempre tuve el apoyo de otro arquitecto, de un aparejador, delineantes o secretarias"

César Portela - Arquitecto

decoration

Antes la delegada de los Arquitectos de Galicia Elena Ampudia explicó que los premios concedidos en esta décimo novena edición “tienen por objeto poner en valor el papel de la arquitectura como conformadora del territorio en la sociedad gallega, una arquitectura que en suma “da respuesta a las necesidades de cobijo, trabajo, educación, salud y entretenimiento de las personas a través de construcciones de calidad, integradas en el entorno de forma armoniosa y sostenible desde un punto de vista social y económico”.

Viviendas para jóvenes

El delegado del Gobierno José Miñones avanzó ayer en el acto del COAG que el Gobierno trabaja en nuevas políticas que priorizarán el acceso de los jóvenes a un techo digno.

Anunció que en octubre será aprobado el Plan Estatal para el Acceso a la Vivienda 2022-2025, que reemplaza al anterior que supuso una inversión de 82,5 millones de euros en Galicia. “El acceso a la vivienda de los más jóvenes es fundamental”, indicó durante el acto celebrado en Baión

Asimismo indicó que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia incluye 6.820 millones de euros para rehabilitación energética e integral de viviendas, edificios y barrios en áreas urbanas y del rural.


Ampudia destacó la alta representación de obras en las categorías de rehabilitación y reforma interior, a la vez que destacó en conjunto todas las categorías en las que se encuentran trabajos de reforma de viviendas que, respetando una estructura espacial heredada “dotan al inmueble de comodidades que proporcionan los estándares de calidad” y que además, “consiguen integrarlos en el entorno de la ciudad; obras de mejora que mejoran la eficiencia energética de los edificios o intervenciones en el paisaje que con apenas cuatro elementos consiguen transformarlas y acercarlas al ciudadano”.

Premio a un espectacular edificio de Pontevedra

Son espacios para soñar como hizo el arquitecto cuando los diseñó, casi como si fueran para sí mismos. Y eso les llevó a conquistar la alfombra de Pazo Baión. Un total de doce proyectos impresionantes , que seguro que son la envidia de todos. El jurado de la XIX edición de los Premios de Arquitectura apostó por “Surf House” de Porto do Son ( Coruña), con diseño de Álvaro Marín y Alfonso Castro, en vivienda individual y por el edificio de 31 viviendas, local comercial y dos sótanos ideado por Ángel Cid y Silvia Diz en la rúa de A Estrada en Pontevedra. Otros edificios distinguidos en la gala son el campo de fútbol de A Gandareira (Silleda), obra de Abraham Castro y Carlos Pita. Las menciones especiales se otorgaron al centro social en Cornido (Carnota) de Covadonga Carrasco y Juan Creus; al centro de urgencias extrahospitalarias de A Laracha, de Cristina Ezcurra y Cristina Ouzande. En el apartado de restauración se premió la rehabilitación de una vivienda unifamiliar en Miraflores (Muros) de Iago Fernández y Óscar Fuertes. Respecto a las obras de interiorismo llamó la atención la terraza cubierta e n espacio abierto de Skada Moncloa (Ferrol) de Ramón Montero y Carmen Pérez. Se dejó asimismo un apartado para arquitecturas efímeras en las que venció “Cantos somos. Tui”, de Jorge Enrique Méndez, y "Tribuna pública”, instalación en la plaza de la fábrica de tabacos de A Coruña, de Luis Santalla, Miguel Salgado y Alba González. En jardinería se premió la rehabilitación de la Plaza de Armas de Ferrol por Carlos Pita y la urbanización del entorno del Peto de Ánimas de Piñeiro (Gondomar), de Santos Vila. En divulgación se premió “Arquitectura e ilusión desde o In-Genius Loci de Óscar Pedro. También ·Habitar a auga” de Andrés Patiño. Ramón López se llevó el premio al proyecto de fin de carrera con el centro cultural de Stadlagerhaus.



Compartir el artículo

stats