Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El restaurador será incapaz de borrar todas las huellas de la enorme pintada de A Seca

La pintada representa al personaje malvado de la serie infantil “Bob Esponja”. | // IÑAKI ABELLA

En Cambados hay cuatro monumentos con la calificación de Ben de Interese Cultural (BIC): el palacio de Fefiñáns, las ruinas de Santa Mariña Dozo, la torre de San Sadurniño y el molino de mareas de A Seca. Precisamente, este último ha sufrido en los últimos días un grave ataque vandálico, pues una o más personas han hecho una enorme pintada en una de sus paredes.

El concejal de Patrimonio, Xurxo Charlín, y el técnico del mismo área, Javier Montero, comparecieron ayer al mediodía ante los medios de comunicación para anunciar que han presentado una denuncia en la Guardia Civil, y solicitar la colaboración ciudadana, por si alguien vio en los últimos días a personas sospechosas merodeando por la zona.

Javier Montero ha avanzado que la restauración será muy compleja técnicamente, debido a la fragilidad de la piedra, y que aún haciéndola con sumo cuidado, “quedarán marcas, quedarán huellas de este acto vandálico”.

El autor de los hechos se expone a penas de hasta tres años de prisión y una multa de 150.000 euros

decoration

Xurxo Charlín explicó a su vez que el molino es de 1620, y que la Ley de Patrimonio establece para los responsables de ataques a un monumento protegido penas de prisión de entre uno y tres años, y multas de entre 6.000 y 150.000 euros. Apuntó que, con carácter general, estos actos suelen castigarse con multas equivalentes al coste de la limpieza multiplicado por cuatro, y que los hechos están tipificados como delito en el Código Penal.

Los molinos de mareas se accionan con la fuerza de las corrientes marinas, y quedan muy pocos en Galicia. El de Cambados es uno de los mejor conservados, pues cuenta con toda su estructura, y en el pasado llegó a albergar un centro de interpretación museística. Se encuentra en un extremo de un paseo en el que ya ha habido varios episodios de gamberrismo anteriores, como la rotura de las luces solares o el robo de bancos. Sin embargo, nunca habían sido tan graves.

“Como sociedad tenemos que recriminar este acto y esperar que los culpables paguen por ello”

Xurxo Charlín - Concejal de Patrimonio de Cambados

decoration

En los últimos meses se produjeron pintadas similares, pero no tan agresivas ni voluminosas, en la capilla de A Pastora y la iglesia de San Benito de Fefiñáns. Xurxo Charlín emplaza a los vecinos que puedan saber quién hizo los últimos grafitis a que se lo digan a la Guardia Civil o a la Policía Local, “porque este tipo de actos no se pueden permitir”.

“Como sociedad tenemos que recriminarlos y esperar que los culpables paguen por ello”, añadió el edil, quien explicó que el Concello tendrá que sufragar ahora una costosa restauración, “que pagarán todos los vecinos”.

¿Por qué ahora se traspasan las “barreras”?

“Siento consternación y sorpresa”, afirma Javier Montero, técnico de Patrimonio del Ayuntamiento de Cambados. Consternación por ver dañadas unas paredes de 400 años, y sorpresa porque, “hasta ahora este tipo de ataques solían hacerse en trenes, en puentes de autopistas... en lugares que no son tan sensibles como un molino de mareas del siglo XVII”.

“De un tiempo a esta parte se están produciendo más ataques al patrimonio cultural. ¿Qué está pasando con la gente joven, que se ahora se atreve a traspasar las barreras que antes no traspasaba?”, se pregunta Javier Montero. La restauración será compleja por las características de la piedra, muy erosionada durante siglos por la salinidad del mar.

Xurxo Charlín, por su parte, emplazó a las personas que realizan pintadas en espacios urbanos a que antes de hacerlas en lugares con valor cultural o histórico acudan al Ayuntamiento. “Estamos dispuestos a cederles un espacio para que puedan realizar sus dibujos artísticos, como se hizo en su día con los estudiantes de Bellas Artes”. Además, el concejal indicó que en la comisión de patrimonio municipal se puso sobre la mesa la realización de talleres didácticos y conferencias en los institutos, para que los adolescentes valoren en su justa medida la importancia de los monumentos públicos.

Compartir el artículo

stats