Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los problemas crecen en la red ferroviaria

La estación de tren de Vilagarcía. Iñaki Abella

El exconcejal Luis Sabariz Rolán, que hace años ejercía como infatigable portavoz de la comisión en defensa del tren de cercanías y que no ha dejado de defender nunca la continuidad de este servicio en O Salnés y el Ullán, alertaba el viernes de que la estación de ferrocarril de Pontevedra permanecía cerrada en hora punta.

Pues bien, la situación no solo afectaba a esa parada, sino también a la de Vilagarcía, tal y como denunciaba ayer el Sindicato Federal Ferroviario (SFF), de la Confederación General del Trabajo (CGT).

Y esto lo lleva a decir que “la falta de personal en el colectivo del canal de venta de Renfe está teniendo una especial repercusión en los usuarios”, motivo por el cual va a iniciar “una campaña de presión contra la empresa, para reclamar las plazas necesarias para cubrir los puestos de trabajo de la provincia, no descartando la huelga que convocaremos en el ámbito estatal, atendiendo a que este problema se está repitiendo en otras estaciones y colectivos”.

Los cierres del viernes y el sábado

De forma más detallada, la CGT apunta que el viernes, a pesar de ser un día “de alto tráfico”, el centro de viajes de Renfe en Pontevedra “cerró a las 18.00 horas, dejando de vender billetes y atender a los viajeros, mientras que la estación de Vilagarcía mantuvo el cierre a las 20.30 horas del sábado y tenía previsto repetirlo ayer, otro día de alto tráfico entre Vilagarcía y Vigo y Santiago por el desplazamiento de estudiantes”.

Piden a los viajeros que compren el billete a bordo

Ante la situación que atraviesa el servicio ferroviario gallego en estaciones como las de Pontevedra y Vilagarcía, según la CGT derivadas de la falta de personal, este sindicato pide a los viajeros que no dejen de subirse al tren.

Más concretamente, les aconseja hacerlo aunque en la estación de turno se encuentren una taquilla cerrada, ya que pueden comprar el billete al personal de a bordo, “indicándole que la taquilla se encontraba inoperativa y que no había personal alguno” que atendiera a los pasajeros.

Sostiene el sindicato que “los interventores no pueden multar a los viajeros que se suben sin billete en una estación gallega sin venta presencial”.

Además, “hasta esa hora solo está atendiendo a los viajeros un operario en taquilla, cuando habitualmente lo hacen dos”.

Dado que “estas situaciones de reducción del servicio ferroviario en los puestos de venta se vienen repitiendo desde el mes de julio”, desde la CGT han reclamado que, de forma urgente, se proceda al aumento de plantilla, frente a lo cual, “la dirección de Renfe en Galicia sigue sin reponer las vacantes que se producen por jubilaciones, generando estas situaciones que empeoran la calidad del servicio ferroviario y generan que los viajeros en Galicia estén recibiendo un servicio más degradado que los de otros territorios.

Compartir el artículo

stats