Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La marea roja tiñe algunas playas de Arousa

Imagen de la marea roja que llegó a la playa de Con Negro Iñaki Abella

Los bañistas que este fin de semana han tenido ocasión de disfrutar del buen tiempo en la playa se han encontrado con la llamativa imagen de las microalgas que tiñen de un rojo anaranjado las aguas de la ría. Se trata de un episodio natural que en absoluto tiene efectos nocivos pero que suele llamar la atención de aquellos que desconocen el motivo de la llamativa coloración del mar en la orilla.

El alcalde de O Grove José Antonio Cacabelos fue el primero en hacer un llamamiento a la calma de los bañistas alertados por las grandes extensiones de mar cubiertas por las algas de color rojo que, en definitiva, son las que han inspirado la definición de “marea roja” para este proceso biológico natural.

“Las aguas de todas las playas son aptas para el baño aunque como en Con Negro (donde se sitúa la Batería Militar) se haya registrado la llamativa imagen de la marea roja, un proceso inocuo tanto para la salud como para las especies marinas pues en absoluto es tóxica”, explicó.

Cacabelos subraya que el único perjuicio que puede causar la proliferación de estas microalgas es que pueden teñir de color rojizo la ropa que se vista, aunque es de destacar que se trata de una limpieza absolutamente reversible.

Se trata de un proceso habitual en las Rías Baixas en esta época del año, debido al desplazamiento de estas minúsculas algas por el Océano Atlántico. “No hay peligro ni para los humanos ni tampoco para los cultivos de marisqueo, incluidas las bateas de mejillón”, subraya el regidor meco.

Con todo es necesario destacar la coincidencia de la presencia de otras sustancias tóxicas con la citada marea roja, que la pasada semana han obligado a la Consellería de Mar a cerrar varios polígonos mejilloneros, si bien todavía sin afectar a la ría de Arousa, quizás la más resguardada de las mareas. El riesgo para el marisco es, por tanto, evidente aunque por motivos muy diferentes al de la presencia de las microalgas antes aludidas.

Obviamente tampoco conviene confundir la marea roja con un episodio de contaminación marina, al ser absolutamente inofensiva en esta materia.

Si queda clara la espectacularidad de la imagen en Con Negro sobre la marea roja, especialmente por situarse muy cerca de la zona turística de San Vicente.

Los expertos del Intecmar subrayan que se trata de un proceso natural y confían en que en el plazo de algo más de quince días se despeje absolutamente, lo que devolvería el aspecto cristalino de las aguas en la costa, si bien habrá que esperar a una rápida disolución.

Compartir el artículo

stats