Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Romaría Vikinga está en marcha

La presentación del festival, ayer.

La presentación del festival, ayer. FdV

“Antes de nada, queremos recalcar que todas las normas sanitarias se van a cumplir a rajatabla”. No ha dejado lugar a dudas Alberto García, alcalde de Catoira, cuando presentó la novedad de la Romaría Vikinga de este año: el Valhalla Music Fest.

Junto a él, durante toda esta semana que ya ha empezado, se llevan a cabo los más diversos actos, siempre acercándose al ideal habitual de esta fiesta.

El teatro está presente en la Romería desde ayer, cuando se estrenaba el gran escenario que es el recinto de las Torres de Oeste.

A las diez de la noche de hoy, al igual que mañana, se podrá disfrutar también en ese recinto de “El-Rei Snie”; una interpretación que incluye desde batallas hasta romance.

El domingo, por supuesto, será el día grande, aunque esté algo modificado, ya que los drakkar remontarán el Ulla, pero no habrá Desembarco Vikingo. Pero antes, la música será quien se lleve el protagonismo.

Milladoiro

El sábado lo hará con Milladoiro, desde las 22.00 horas, ante el edificio multiusos de la localidad. Poco antes recorrerán la calle Estación los pasacalles vikingos.

Por su parte, para el viernes está reservado el Valhalla Music Fest, organizado por LuxcoFuxco Eventos. Su responsable, Uxío Lorenzo, explicó que este es “un festival indie, de música urbana, en el que se trata de dar cabida a todo el panorama musical”.

En el mismo “se garantiza la seguridad gracias a los 20.000 metros cuadrados que le regala la Alameda do Peirao”, donde se va a celebrar.

El cartel del festival.

“El aforo este año será de 2.980 personas, aunque haya sitio para 5.000”, aseguró Lorenzo. El recinto estará dividido en zonas, por lo que los asistentes no se mezclarán unos con otros. La música comenzará a sonar a las 19.00 horas y no parará hasta las 3.00 horas del domingo.

Será entonces, como cada primer domingo de agosto, cuando llegue la incursión por el Ulla de seis barcos de guerra, amenizada por Baiuca en las Torres de Oeste y retransmitida en directo a través de una pantalla gigante, instalada en la calle Estación. No habrá ni desembarco ni comilona vikinga, pero ya queda menos para la del año que viene.

Compartir el artículo

stats