Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los arousanos quieren viajar este verano, pero aún les da miedo depender del avión

María Calvo, ayer frente a su agencia.

María Calvo, ayer frente a su agencia. Iñaki Abella

Tras el fin del estado de alarma, y con el verano llamando ya a la puerta, las reservas de vacaciones han despertado ligeramente. Pero, al menos por el momento, los arousanos no parecen dispuestos a viajar con el mismo desparpajo que antes de la pandemia. Algunas de las agencias de viajes de Vilagarcía consultadas por FARO afirman que los destinos que se están llevando la palma son los de la península, en detrimento de las islas; otras manifiestan que Canarias y Baleares siguen siendo el gran objeto de deseo de los arousanos, y que se han pedido muchos presupuestos, aunque por ahora cristalizasen pocos.

"Sigue habiendo miedo, muchos de nuestros clientes nos dicen claramente que este año se quedarán por aquí"

María Calvo - Viajes Carballo Galicia

decoration

María Calvo, de Viaxes Carballo Galicia, afirma que sí se están vendiendo bien las escapadas a destinos próximos y las excursiones de uno o dos días (hace poco convocaron una a Asturias y en una semana completaron todas las plazas), “pero a la gente le está costando un poco más la decisión de salir de viaje varios días fuera de Galicia”. “Sigue habiendo miedo, muchos de nuestros clientes nos dicen claramente que este año se quedarán por aquí, que ya volverán a viajar el año que viene”.

De hecho, sostiene que apenas venden desplazamientos en avión por ocio. “Los vuelos que se venden son por cuestiones laborales o por agrupamientos familiares”, añade María Calvo. “Apenas estamos vendiendo Canarias, porque a la gente le da miedo contagiarse de coronavirus y tener que quedarse allí”.

Tamara Molares, ayer Iñaki Abella

Las islas siempre atraen

Sin embargo, hay otras agencias que sostienen que ya empiezan a repuntar tímidamente las reservas para fuera de la península, gracias en gran medida a la existencia de los seguros. “Nosotros sí que notamos un aumento de las reservas y los presupuestos desde que decayó el estado de alarma”, declara Diana Monteagudo, directora de Vila Tours. “Eso sí, lo que se vende es prácticamente todo para España”.

“Nosotros sí que notamos un aumento de las reservas y los presupuestos desde que decayó el estado de alarma”

Diana Monteagudo - Vila Tours

decoration

Según sus estimaciones, el 70 por ciento de los contratos formalizados ya son para destinos domésticos, y dentro de estos entre un 30 y un 40 por ciento para la península. El resto son para los archipiélagos de Canarias o Baleares.

Tamara Molares, de El Salón de tus Viajes, manifiesta a su vez que los consumidores ya se han desperezado tras la larga etapa de incertidumbre marcada por el estado de alarma. “Yo no paro de hacer presupuestos. Es cierto que por ahora pocos se convirtieron en reservas, pero es muy probable que este año las reservas se hagan muy encima de la fecha de salida”, arguye.

"Es muy probable que este año las reservas se hagan muy encima de la fecha de salida”

Tamara Molares - El Salón de tus Viajes

decoration

“Los destinos que más se solicitan son Baleares, Canarias y la costa de Andalucía y el Mediterráneo”, prosigue Tamara Molares. Además, resalta que, “se empiezan a retomar los viajes de novios”, y que en este caso no hay duda: el Caribe gana por goleada.

Los precios

Antes de la pandemia, si uno quería asegurarse un buen viaje a un precio razonable, lo reservaba entre enero y marzo. A estas alturas de la primavera, lo normal sería que los vuelos estuviesen literalmente por las nubes, pues los precios de los asientos de avión van aumentando a medida que se venden.

Este año, sin embargo, la pandemia ha trastocado las normas del juego. “Aún se pueden encontrar viajes a un precio asequible”, afirma Diana Monteagudo, de Vila Tours. Así, por ejemplo, en las agencias es posible encontrar desde un paquete a Canarias de una semana para dos adultos y dos niños en un hotel de cuatro estrellas, en régimen de todo incluido, por poco más de 1.900 euros, vuelos incluidos y en pleno agosto. También se puede ir a Bélgica por 160 euros (ida y vuelta) o a Caracas por 400.

Si, en cambio, lo que uno quiere es alquilar una casa con piscina en el sur de Portugal durante una semana, dispone de paquetes por apenas 1.100 euros.

Ofertas con las que las agencias de viaje confían que, poco a poco, se vayan animando los más indecisos. Porque los profesionales detectan que hay ganas de salir y cambiar de aires, pero que todavía hay ciertos recelos por el COVID, sobre todo con los destinos en los que se depende de un avión.

La vacunación

Un aspecto relevante este año es la vacunación del COVID, habida cuenta de que algunos destinos internacionales solo están por la labor de dejar entrar a turistas con la pauta completa, lo que podría dejar en la cuneta a miles de personas, sobre todo a aquellos pendientes de la segunda dosis de AstraZeneca.

No obstante, las agencias de viaje arousanas indican que la vacunación no está siendo por ahora un aspecto fundamental a la hora de contratar las vacaciones.

“Mucha gente me dice que ya está vacunada y que le apetece salir -plantea Tamara Molares-, pero se encuentran con el problema de que a lo mejor su pareja o sus hijos no están vacunados, por lo que descartan esos destinos”.

La agente de El Salón de tus Viajes plantea que, en estos momentos, ni siquiera las parejas de jubilados ya inmunizados ambos dan el paso con facilidad.

En gran medida, afirma, los viajeros de más edad están esperando a que se reanuden los viajes del Inserso. La ministra de Turismo, Reyes Maroto, anunció en la pasada edición de Fitur que se retomarían a partir de septiembre u octubre.

El “boom” de los seguros

Un aspecto en el que coinciden todos los consultados es en que este año hay una auténtica fiebre por los seguros. La oferta en estos es muy amplia. Los “seguros COVID” son aquellos que cubrirían los gastos de una eventual cuarentena en caso de que el turista enferme en su destino y no pueda regresar por su cuenta.

En ese caso, la aseguradora correría con los gastos del alojamiento y la manutención durante el confinamiento del cliente. También cubren la cancelación de los vuelos en caso de que el contratante contraiga el COVID o haya estado en contacto con un positivo, y esa circunstancia le impida salir en las fechas previstas.

El precio de estas pólizas puede situarse entre los 10 y los 25 euros por persona. Otra opción son los llamados seguros de libre desestimiento, en los que el cliente puede renunciar al viaje por cualquier motivo, sin necesidad de revelarlo. Son, en consecuencia, mucho más caros, puesto que pueden costar un mínimo de 70 euros por persona. Por lo general (antes del COVID) solo se animaban a contratarlos quienes hacían los viajes de larga distancia.

Las Maldivas se ponen de moda

No hay grandes sorpresas en los destinos por los que suspiran los arousanos. Los más atrevidos siguen apostando por el Caribe, aunque este año se han puesto muy de moda las islas Maldivas, un paradisíaco archipiélago del océano Índico.

Dentro de la península, las escapadas a Portugal vuelven a ser la elección de numerosos turistas, al igual que la costa de Andalucía o el Levante. En lo que respecta a los alojamientos, vuelven a cotizarse al alza las casas de alquiler con piscina, y han ganado adeptos los hoteles con “todo incluido”, al considerar muchos turistas que al reducir sus desplazamientos en el destino correrán menos riesgo de contagiarse.


Compartir el artículo

stats