Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solución a la odisea en la carretera que une Cobas y Padrenda

Uno de los viales que cruza la localidad meañesa de Cobas.

Después de una espera de ocho años se dio por fin luz verde administrativa para la mejora del vial entre Cobas y Padrenda en el municipio de Meaño. Un proyecto que se había iniciado en 2013 con obras de ampliación que nunca acabaron de completarse y que, para exasperación de los vecinos, permanecen aún hoy en aquel estado.

Ahora la Diputación Provincial acaba de aprobar un presupuesto de 537.130,41 euros para actuar en este vial, y que va acompañado de un expediente de expropiación por importe de 34.539,75 euros. Un expediente que responde a la ocupación de 765 m2 de una finca a viñedo, con emparrado y postes de piedra. La expropiación hará posible disponer de los terrenos necesarios a agregar para la construcción de una rotonda en la parte baja, donde el vial entronca con la EP-9305 que sube desde Dena y atraviesa Padrenda en dirección a Ribadumia, una intersección donde se habían registrado varios accidentes de tráfico. De no presentar la parte interesada alegaciones a la expropiación, se entenderá como aprobado el expediente para obrar en consecuencia.

Las obras de este vial provincial de 800 metros de longitud se iniciaban en 2013, de manos de la empresa Fontefría, que ejecutaba un proyecto cifrado entonces en 241.000 euros. Así, se dejaba conformada una carretera con una plataforma entre 6 y 7 metros de ancho, según las zonas, con arcenes de medio metro y cuneta de pluviales en ambos laterales. El ensanchamiento se acometió, pero quedara sin disponer la capa de rodadura en la calzada, ni se levantaron las arquetas de los servicios, ni se retiraran los postes de telefonía o la luz.

Compartir el artículo

stats