Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un manto de algas en la playa Compostela, nueva amenaza para las mariscadoras de Carril

Las mariscadoras temen que las algas maten el poco marisco que queda en la Compostela.   | // FDV

Las mariscadoras temen que las algas maten el poco marisco que queda en la Compostela. | // FDV

La playa Compostela amaneció ayer cubierta de un manto verde con motivo de las algas arrastradas previsiblemente por las fuertes lluvias registradas de madrugada. Las mariscadoras de Carril están muy preocupadas por los daños que pueda causar la ingente cantidad de algas en sus bancos de producción, que ya estaban seriamente afectados por las riadas del pasado mes de febrero. Y es que el muestreo realizado por los biólogos constató que la almeja babosa estaba toda muerta y que solo sobrevivía la japónica.

Teniendo en cuenta que Os Lombos do Ulla, la principal zona de faena de la agrupación de a pie, está arrasada, las mariscadoras depositaban en la playa Compostela sus esperanzas de que, en el caso de que su petición de cese de actividad no saliese adelante, tener una zona en la que poder faenar aunque fuesen días contados.

Hoy, limpieza

Las trabajadoras y trabajadores de la agrupación de a pie acudirán hoy por la mañana a la playa a realizar tareas de limpieza y retirar las algas, por lo que podrán comprobar el alcance de los daños en la producción marisquera.

Recientemente se celebró una reunión de la Xunta Xeral de la Cofradía de Carril en la que estaba prevista la votación de la adaptación del plan de explotación de la agrupación de a pie, pero se decidió posponer la votación porque el pósito va a contratar a un biólogo externo que determine cómo actuar.

Así las cosas, mientras la Xunta Xeral no apruebe la solicitud de adaptación del plan a la Consellería do Mar, el organismo que dirige Rosa Quintana no podrá darle el visto bueno y las mariscadoras no podrán tramitar ante el Instituto Social de la Marina el cese por causa de fuerza mayor.

La directiva de la agrupación teme que al pasar ya tres meses desde las riadas que causaron la elevada mortandad de molusco en aguas carrilexas, el ISM deniegue la petición del cese. Por ahora, es una incógnita.

Compartir el artículo

stats