Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La PCR deja de ser novedad en Meaño

Un momento del cribado que se llevó a cabo ayer en Meaño. | // IÑAKI ABELLA

El tiempo que requería la instalación del equipo supuso unos minutos de retraso, que hizo que se reuniesen a las puertas del pabellón una treintena personas. Eso sí, guardaban la prudente distancia física, y pronto se normalizó la situación, haciendo que la jornada discurriera con absoluta normalidad. El disponer en esta ocasión de un espacio amplio -no tanto en febrero, cuando el primer cribado fue en el centro de salud de Meaño- resultó más cómodo, tanto para los vecinos citados como para el equipo técnico de medicina preventiva dispuesto en el pabellón.

Cada vez que los enfermeros toman una muestra a un vecino, se cambian los guantes

decoration

En total, son 28 profesionales de medicina preventiva los que integran este departamento de realización de PCRs en el área sanitaria de Pontevedra-Salnés. De ellos, ayer era un equipo de seis el que se aplicaba a esta labor en Dena, con personas centradas en la recogida de muestras, y el resto en la labor de registro por triplicado, a fin evitar errores en la transmisión de las muestras y de los datos.

Cada muestra arrancaba con el cambio de guantes de la profesional, a que obliga la norma, seguido de la captación con hisopos y disponer luego los reactivos, debidamente etiquetados, en bandejas que se iban completando con 50 unidades. Preguntada por la labor, una de las técnicas reconocía que “es imposible calcular las muestras, PCRs que llevo haciendo desde hace un año, pero desde luego se calculan por decenas de miles”.

A pie de registro, otra compañera admitía que, “al superar el 50 por ciento de participación ya lo damos por invertido, porque menos no serviría para sacar conclusiones, de ahí que hacemos un llamamiento a la gente para que acuda”. Y es que en Meaño, según reconocía el alcalde Carlos Viéitez que supervisaba el arranque del operativo, “la mayor parte de los contagios se están manifestando en los grupos de edad de entre 30 y 49 años, y 65 a 75, razón por la que el SERGAS eligió estos tramos de edad para el cribado”. El regidor apelaba a que los vecinos, “acudan por responsabilidad a esta cita, que es rápida, muy útil y sin apenas espera alguna”. Cada persona que realiza la PCR recibirá el resultado en un teléfono móvil en un plazo máximo de 48 horas.

Hay vecinos que ya se han realizado casi una docena de PCR desde el inicio de la pandemia

decoration

Entre las primeras en salir de hacer la prueba, estaba la edil Cristina Castro, que reconocía sumar la novena realizada. “En mi trabajo con la infancia tengo que hacerme una cada tres semanas y, a mayores, cada vez que regreso de una semana de descanso toca incorporarse realizando una PCR previa”.

El tiempo es lo único que empieza a mudar la percepción de los cribados: “Antes -reconocía una de las profesionales de medicina preventiva- la llamada para participar en un cribado se tomaba como algo nuevo, hasta se notaba cierta ilusión por poder hacerla, pero ahora para muchos empieza a verse como una carga”. “Quienes sí participan muchísimo -agrega- son los niños en los colegios, muy responsabilizados e instados por los padres, pero otra cosa son los institutos donde a partir de los 16 años, que empiezan a decidir ellos, muchos optan por borrarse”.

Un positivo entre 762 muestras en Cambados

El cribado poblacional que llevó a cabo el Sergas el domingo en Cambados permitió detectar un caso positivo de coronavirus. Así lo anunció ayer la administración sanitaria, después de analizar las 762 muestras realizadas a otros tantos vecinos de la localidad de entre 20 y 29 años. La prueba se realizó en horario de mañana y tarde en el pabellón de deportes de San Tomé. Fueron convocados 1.445 vecinos con tarjeta sanitaria activa en Cambados, y asistieron finalmente 762, lo que supone casi un 53 por ciento del total. La actuación ha permitido localizar un caso asintomático, lo que ayudará a frenar los contagios, puesto que ahora esta persona tendrá que confinarse durante al menos diez días y extremar los cuidados con sus familiares. La asistencia de jóvenes fue mayor durante la mañana, a pesar de la constante lluvia, puesto que muchos citados estudian fuera por la semana y se desplazan los domingos por la tarde.

Compartir el artículo

stats