Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trampas para animales y veneno en el monte de O Grove

Rita, una de las vecinas que denuncian la situación, explica en un vídeo el funcionamiento de una jaula encontrada en el monte.

Rita, una de las vecinas que denuncian la situación, explica en un vídeo el funcionamiento de una jaula encontrada en el monte. FdV

Rita, Alicia, María, Begoña… Son algunas de las mujeres de O Grove preocupadas por sus hijos, sus mascotas y por ellas mismas. Lo están tras haber descubierto trampas para animales y veneno en los montes de San Vicente. ¡Otra vez!

La situación ya ha sido puesta en conocimiento de la Guardia Civil, a la que hicieron saber que incluso tienen un sospechoso; un vecino que, al parecer, es un conocido cazador y que lo niega todo.

Imágenes que muestran la puerta de la trampa, los zancos y esqueletos de pollo utilizados como cebo y el collar de uno de los gatos desaparecidos en San Vicente de O Grove. FdV

Llegaron a esta conclusión tras organizar turnos de vigilancia, escondidas entre los matorrales, para sorprender in fraganti al autor o autores de este “atentado”.

En uno de esos operativos vieron al lado de una de las trampas a un vecino al que, como se aprecia en el vídeo que grabaron, acusaron directamente de ser el responsable de los hechos, si bien él lo negó en todo momento.

Pendientes de la Guardia Civil

A la espera de lo que determine la investigación que puedan abrir la Guardia Civil y/o su Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), estas mujeres han decidido hacer públicos estos hechos a través de FARO DE VIGO, con la esperanza de que alguien tome cartas en el asunto y “para que todo el mundo conozca lo que está ocurriendo en nuestros montes”.

Imágenes capturadas del vídeo en las que se muestra una trampa instalada en el monte. FdV

Además, tratan de advertir al conjunto de la población, pidiendo a sus convecinos que extremen las precauciones, sobre todo si pasean por la zona o si dejan que sus hijos, perros o gatos se muevan por el entorno

La desaparición de un gato las puso en la pista

Fue, precisamente, la desaparición de uno de los gatos domésticos de la parroquia, lo que permitió detectar una de las trampas e hizo saltar todas las alarmas en San Vicente de O Grove; especialmente en el lugar de Cacheirás.

La gata de Rita desaparecida. FdV

Rita, una de las denunciantes, estaba buscando a su pequeña gata por los montes cercanos a su casa. Había desaparecido y no daba señales de vida. La llamaba y no acudía. Cuando se adentró en una zona arbolada plagada de robles, laurel y otras especies vegetales, en medio de la maleza se topó un extraño y rudimentario artilugio que resultó ser una de esas trampas.

Se trata de un carrito de la compra; de esos empleados en los grandes supermercados. De color verde, pasa casi desapercibido en medio de los arbustos.

Al acercarse, Rita observó que había sido manipulado y provisto de una abertura lateral. En su interior dispone de una especie de pedal que al ser pisado por la presa que se introduce en la trampa acciona un mecanismo mediante el cual se cierra una pesada puerta que baja con fuerza, como si de una guillotina se tratara.

De este modo la única vía de escape posible para el animal que se encuentre en su interior queda tapada, y es del todo inútil que trate de escapar.

Una vez atrapado, su futuro va a depender de la decisión que adopte el trampero cuando acusa a revisar este sistema de caza ilegal, en el que se emplean zancos de pollo como cebo.

La trampa en la que apareció el collar de uno de los gatos.

La trampa en la que apareció el collar de uno de los gatos. FdV

Pero eso no es todo. A escasos metros de esa trampa se encontraron unas garrafas. El olor que desprendían era nauseabundo, por lo que “creemos que se trata de veneno”, explican las mujeres de San Vicente que denuncian estos hechos.

Y aún hay más, pues allí al lado aparecieron bolsas de plástico que no ofrecen lugar a dudas, ya que pertenecen a una conocida empresa dedicada a la fabricación de veneno para ratas, el cual, mezclado con los zancos de pollo antes aludidos o cualquier otro tipo de alimento, puede constituir un reclamo mortal para los animales.

Una de las botellas con líquido sospechoso. FdV

“También una amenaza para nuestros hijos, que en cualquier momento pueden acercarse y tocar el veneno con sus manos”, proclaman las mujeres de San Vicente.

Zorros y jabalíes

No es la primera vez que en esta parroquia grovense se denuncia el empleo de veneno para matar animales. Lo que es más novedoso es la utilización de esas trampas que, insisten los vecinos, “parecen principalmente destinadas a atrapar zorros e incluso jabalíes; aunque también están atrapando a nuestras mascotas”, sentencian.

Una de las bolsas con veneno. FdV

Y no es una teoría descabellada, sobre todo después de que en el interior de ese carro de supermercado convertido en trampa se encontrara un collar perteneciente a un pequeño gato, al igual que pelo de una de las mascotas.

Compartir el artículo

stats