Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La desescalada empieza entre bateas e islas

El “Fly Delfín”, abarloado a una batea para mostrar el cultivo de mejillón.

El “Fly Delfín”, abarloado a una batea para mostrar el cultivo de mejillón. FdV

La vuelta a la normalidad zarpa desde el puerto grovense de O Corgo en los catamaranes de recreo que recorren la ría de Arousa. Barcos y empresas que constituyen una de las principales bazas turísticas y económicas de la localidad, la comarca y muchos municipios gallegos, ya que hay hoteles en toda la geografía autonómica que ofrecen este servicio como complemento a su oferta.

Y ahora que las limitaciones de movilidad a causa de la pandemia se han suavizado –a la espera de acontecimientos– se aprecia que el interés por estos buques de pasajeros no ha disminuido en absoluto.

El “Fast Boat”, que conduce al Parque Nacional de las Illas Atlánticas. FdV

Es cierto que, si todo sigue como hasta ahora, en Semana Santa no podrán llegar turistas de Madrid, País Vasco, Cataluña u otras regiones habitualmente volcadas con estas naves de recreo, pero los gallegos también saben de lo mucho que pueden ofrecer, de ahí que las reservas no dejen de aumentar ahora que el servicio está nuevamente en marcha.

Y como siempre, destinos como las islas Cíes, Ons y Sálvora son los preferidos, al igual que la tradicional “Ruta de los mejillones”, mediante la que se puede recorrer y conocer la ría, saborear el “oro negro” de las bateas a bordo y ver de cerca cómo se cultivan tanto este producto como las ostras.

En los últimos días ya se efectuaron diversos viajes así, como es lógico con un aforo muy reducido respecto a lo que solía ser habitual antes de la pandemia y extremando las medidas de seguridad.

Al igual que se realizaron, o se realizarán en las próximas jornadas, las singladuras equivalentes a la Ruta Xacobea do Mar de Arousa e Ulla, es decir, remontando el río hasta llegar a Pontecesures.

Así lo confirman en navieras como Cruceros del Ulla-Turimares, donde catamaranes como el emblemático “Fly Delfín” y lanchas rápidas como el “Fast Boat”, que conduce al Parque Nacional de las Illas Atlánticas, siguen ganando adeptos.

Compartir el artículo

stats