Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mejores expertos en molinos se forman en O Salnés

Responsables de la Mancomunidade y Galventus junto a tres de los alumnos que se han incorporado a la empresa. Noé Parga

Desde hace casi una década, la Mancomunidade de O Salnés ha apostado por la formación para tratar de integrar en el mercado laboral a jóvenes o parados de larga duración. Esa experiencia se ha convertido en un referente en Galicia por sus altos niveles de inserción, llegando a encontrar trabajo 90 de los 100 alumnos que pasaron el pasado año por sus cursos de formación. En ese porcentaje tan alto de inserción tiene mucho que ver el trabajo de campo que realizan los técnicos de la Mancomunidade con las empresas, buscando cuáles son sus necesidades y cuáles pueden ser los nichos laborales que no están lo suficientemente cubiertos. A partir de ahí, se organizan los cursos de formación específica, pero también complementaria.

Uno de esos sectores que está aprovechando el trabajo de la Mancomunidade es el sector eólico, que ha convertido el Empregasalnés en un vivero de trabajadores cualificados para reparar los molinos de viento y llevar los mantenimientos de los parques en España y donde se precise. Una de las empresas líderes en este sector es la firma Galventus. Asentada en el polígono cambadés de Sete Pías, la empresa ha firmado un convenio con la Mancomunidade para que los alumnos realicen las prácticas en sus dependencias. Ese convenio, en el que entran una docena de personas, ya ha dado sus primeros frutos, ya que cuatro de los alumnos del Plan Integrado de Emprego se encuentran trabajando en plantilla, dos están pendientes de la realización de una serie de cursos de capacitación y otros seis iniciarán las prácticas, pero lo más probable, es que acaben en la plantilla de la firma.

La presidenta de la Mancomunidade, Marta Giráldez, visitó ayer las dependencias de la empresa Galventus, destacando el hecho de que “es el segundo año que firmamos este convenio de colaboración con esta entidad lo que indica que está siendo fructífero para las dos partes”. Los alumnos del Plan Integrado de Emprego no solo se forman en trabajos relacionados con la reparación de las aspas de los parques, sino que también reciben formación complementaria como trabajos en altura o manejo de drones, convirtiéndoles en personal cualificado, algo de lo que carecía el sector hasta estos momentos.

Es el segundo año que firmamos este convenio de colaboración con esta entidad lo que indica que está siendo fructífero para las dos partes"

Marta Giráldez - Presidente de la Mancomunidade de O Salnés

decoration

El responsable de la empresa, Carlos Vázquez, reconocía ayer que “gracias a este convenio con la Mancomunidade podemos disponer de trabajadores cualificados, una demanda que veníamos realizando desde hace tiempo”.

El grueso de la actividad de la empresa se desarrolla entre los meses de marzo y octubre -su plantilla se dispara hasta las 60 personas- dedicándose a la revisión de parques eólicos y reparándolos, bien en el punto o bien en su nave de Sete Pías.

Dos operarios trabajan en el interior de la nave de Galventus en el polígono de Sete Pías. Noé Parga

Aunque los alumnos del Plan Integrado de Emprego van a trabajar en Galicia en un primer momento, la empresa gestiona el mantenimiento de parques eólicos por toda España y Europa. Precisamente uno de los alumnos de la pasada edición trabaja en la actualidad en Calatayud inspeccionando aerogeneradores con drones dotados de cámara térmica. En solo unos meses ha inspeccionado 500 molinos de viento y realizado 150.000 kilómetros con ese artilugio.

Gracias a este convenio podemos disponer de trabajadores cualificados, una demanda que veníamos realizando desde hace tiempo"

Carlos Vázquez - Responsable Galventus

decoration

Los cambadeses Ángelo Vásquez y Rubén Pintos, así como el vilanovés Sergio Diz son tres de los alumnos que han comenzado sus prácticas en la nave de Ribadumia a través del convenio de la Mancomunidade. Los tres valoraron de forma muy positiva las posibilidades que se les abren gracias al Plan Integrado de Emprego. Pintos, de tan solo veinte años, había participado en la edición del pasado año, donde comenzó a trabajar como soldador en una fábrica de Vilagarcía, pero el coronavirus “me obligó a dejarlo y a buscar otro camino, algo en lo que me ayudaron desde el Empregasalnés”. Vásquez y Diz es la primera vez que participan en estos cursos, pero se mostraban ilusionados con un trabajo que “nos gusta”. El gerente de la Mancomunidade, Ramón Guinarte, destacaba la labor de los técnicos del Empregasalnés a la hora de peinar las necesidades de las empresas de la comarca porque “sin ese trabajo, no alcanzaríamos el porcentaje de inserción laboral tan alto que tenemos”.

Compartir el artículo

stats