Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quedan en libertad los arousanos sospechosos de proporcionar lanchas al clan de "Los Gordos"

El investigado de Ribadumia sale de su vivienda escoltado por la policía.. |   // NOÉ PARGA

El investigado de Ribadumia sale de su vivienda escoltado por la policía.. | // NOÉ PARGA

Los tres arousanos detenidos ayer en una operación contra el narcotráfico con ramificaciones en Andalucía y Galicia han quedado en libertad con cargos durante la mañana de hoy jueves.

Los Greco de la Policía Nacional pusieron los tres arrestados a disposición del Juzgado número 4 de Cambados, que estaba en funciones de guardia, y el juez decretó la puesta en libertad de todos ellos.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia explica que el juez de Cambados acordó dejar libres a los tres detenidos el miércoles, “al no solicitar el Ministerio Fiscal la adopción de medidas cautelares”.

Eso sí, ha impuesto para los tres la condición de investigados por un presunto delito contra la salud público. Además, quedan a disposición del Juzgado número 1 de Berja (Almería), que es el que instruye la causa.

Presuntamente, los arousanos prestaban servicios de apoyo logístico a un clan de narcotraficantes de Almería liderado por dos hermanos, que es conocido como el de "Los Gordos".

Un momento del operativo de la Guardia Civil en Andalucía Cedida

Las detenciones

Dos vecinos de Cambados y uno de Ribadumia resultaron detenidos ayer en una operación contra el narcotráfico que tuvo su epicentro en varias provincias andaluzas. Los arrestados arousanos eran, presuntamente, los encargados de proporcionar las lanchas y demás material náutico a la trama de narcotraficantes de Andalucía. Supuestamente, los arousanos incluso disponían de un astillero para la fabricación de embarcaciones.

La operación se ha saldado hasta el momento con la detención de 27 personas, la aprehensión de 600 kilos de hachís y la intervención de varios vehículos y armas de fuego. La redada ha sido desarrollada de forma conjunta por el Servicio de Vigilancia Aduanera, la Guardia Civil y la Policía Nacional, cuerpo que se ha encargado del operativo en Ribadumia y Cambados. Además, se han desarrollado actuaciones policiales en las provincias de Málaga, Cádiz y Almería.

Furgones de la policía en la calle donde se produjo el registro en Cambados Noé Parga

Hachís marroquí

Hace tiempo que los narcos gallegos tienen vínculos con las organizaciones del sur de la península, cuya especialidad es la introducción en España de hachís marroquí por vía marítima, a través de rápidas planeadoras. Según fuentes de la investigación, la banda a la que estaban supuestamente vinculados los tres arousanos detenidos ayer tenía su centro de operaciones en Tarifa (Cádiz), pero su campo de actuación se extendía por gran parte de la costa andaluza, desde la desembocadura del Guadalquivir hasta el litoral de la provincia de Almería.

La operación estalló sobre las seis de la mañana de ayer miércoles, de forma prácticamente simultánea para evitar que los investigados pudiesen ocultar o destruir pruebas incriminatorias. Para ello, se movilizaron varios centenares de agentes de Aduanas, la Guardia Civil y la Policía Nacional.

El investigado de Ribadumia perdió una lancha en 2010 en un extraño incendio en su finca

decoration

En O Salnés, un equipo de los Greco (Grupo de Respuesta Especial contra el Crimen Organizado) expresamente llegado desde Madrid accedió cuando todavía no había amanecido completamente a la vivienda de J.L.J.T, un vecino de Cambados de unos 50 años afincado desde hace tiempo en una casa unifamiliar de la parroquia de Sisán, en Ribadumia.

En mayo de 2010, los bomberos tuvieron que entrar en la finca de J.L.J.T., después de que se declarase un extraño incendio en una lancha de seis metros de eslora y un motor fueraborda, que el hombre tenía sobre un remolque. Los indicios apuntaban a que las llamas habían sido provocadas.

Dos cambadeses

Posteriormente, el dispositivo policial se desplazó a Cambados, donde se practicaron otros dos arrestos. Uno de los registros se efectuó en una vivienda unifamiliar situada en el Camiño da Pedreira, en una calle paralela a la concurrida avenida de Vilariño, uno de los principales accesos al casco urbano.

Estaba previsto que los arrestados arousanos fuesen conducidos a la Comisaría de la Policía Nacional de Pontevedra, para posteriormente pasar a disposición judicial entre hoy y mañana viernes.

Los vínculos de los gallegos con los narcos del sur, más vivos que nunca

Cada cierto tiempo, una nueva operación policial demuestra que la conexión entre los narcos gallegos y los andaluces sigue vigente. A finales de enero pasado, un grave accidente entre una presunta narcolancha y una embarcación de Aduanas se saldó con la muerte de uno de los tripulantes de la primera de ellas.

Entre los supervivientes figuraba un vecino de O Grove, que hace unos años ya había estado a punto de causar un conflicto diplomático entre Gibraltar y España porque huyendo de la Guardia Civil se internó en aguas de la colonia británica.

Más recientemente, hace apenas unos días, un juzgado de Vigo ordenaba el ingreso en prisión de un vecino de esta ciudad y de otro de la comarca de O Morrazo, acusados de transportar cada mes por carretera unos 100 kilos de hachís entre el Estrecho y Galicia. Tenían documentación falsa para burlar los cierres por el COVID. Pero estos lazos no son nuevos en absoluto.

A finales de la década de los 2000, las organizaciones de narcotraficantes de Galicia estaban muy debilitadas, debido a la creciente presión que la policía y la justicia ejercían sobre ellos. Muchas de estas bandas trataron de sobrevivir en Andalucía, ofreciendo sus embarcaciones y su experiencia como pilotos a los mejores postores del mercado del hachís marroquí.

También hay ocasiones en que los gallegos no son meros actores secundarios. José Ramón Prado Bugallo, “Sito Miñanco” se asentó en Algeciras (Cádiz) tras salir de la cárcel, y empezó a trabajar como vigilante de un aparcamiento privado. No obstante, desde la sombra seguía dirigiendo una compleja organización de narcotráfico. Así lo creen al menos los responsables de la operación “Mito”, que hace algo más de tres años apresaron a casi una quincena de personas en Andalucía por su presunta vinculación con el capo cambadés.

Compartir el artículo

stats