Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un muro de contención para frenar la erosión del mar en A Illa

Piedra acumulada en A Sapeira para construir un muro de contención contra las mareas.

Piedra acumulada en A Sapeira para construir un muro de contención contra las mareas. Noé Parga

La fuerza de las mareas se ha convertido en una amenaza para gran parte del litoral de A Illa, donde su avance es más que evidente y obliga a tomar medidas que palien el avance del mar. Uno de esos puntos es A Sapeira donde, después de varios años de espera, el Concello isleño va a construir un muro de piedra para evitar que las mareas se lleven por delante el alcantarillado y el carril bici para adentrarse en tierra firme. La piedra que se va a utilizar lleva meses apilada en la zona, a la espera del permiso de Costas, una autorización que ha llegado recientemente para acometer una obra que va a suponer un desembolso de 70.000 euros.

El alcalde socialista Carlos Iglesias reconoce que la actuación no es una inversión muy grande “pero va a ser importante para frenar la erosión del mar en esa zona, en la que ya comienza a ser evidente”. El muro funcionará como el que se construyó, hace unos años, a escasos metros de esa zona y que ha ofrecido buenos resultados, ya que ha conseguido frenar la erosión del terreno. La solución es similar a la que se adaptó en la plaza de O Regueiro, donde el mar había carcomido los cimientos de la plaza y hubo que protegerla con un muro para que no acabase derrumbándose.

El Concello retiró el paseo de madera de O Furado por el efecto de las mareas. Noé Parga

Pero la zona de A Sapeira no es la única que sufre los efectos de las mareas. A muy poca distancia de A Sapeira se encuentra O Furado, donde el mar ha ido carcomiendo el terreno hasta dejar prácticamente en el aire el paseo de madera. Esa situación, y el peligro de un derrumbe, llevó al Concello a retirarlo recientemente y continuar el sendero por el interior del pinar adyacente, a unos veinte metros de la línea de playa. “La senda se mantiene, pero hemos prescindido de la madera tanto por los costes que suponía su mantenimiento como por el problema que supone la erosión del mar que, en esa zona, ha dejado al descubierto las raíces de todos los pinos de la zona”.

O Bao

Los efectos de las mareas también son evidentes en el norte y el sur de O Bao. Al norte, en la playa de A Canteira, las mareas provocan de forma habitual la inundación de todo el terreno que se encuentra ante la caseta de la Escola de Navegación Tradicional, mientras que al sur, provocan daños en el paseo de madera, que se encuentra en una situación deplorable, con listones rotos o desaparecidos.

Paseo de O Cantiño

De los problemas que provocan las mareas no es ajeno el casco urbano de A Illa, especialmente el paseo de O Cantiño. En esta infraestructura ha sucedido algo muy similar a lo ocurrido en la plaza de O Regueiro, el mar ha ido erosionando toda la zona hasta introducirse por debajo del paseo, generando problemas en el alcantarillado y poniendo en riesgo el futuro del paseo, que podría colapsar en cualquier momento, como consideran desde el Concello. Pese a las reclamaciones de A Illa ante Portos de Galicia, responsable de la zona, apenas se han acometido actuaciones tendentes a evitar el problema.

Compartir el artículo

stats