Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carabinas de precisión y explosivos para luchar contra la plaga de la velutina

Presentación de la nueva carabina que mejora la eficacia de la lucha contra la velutina. |   // IÑAKI ABELLA

Presentación de la nueva carabina que mejora la eficacia de la lucha contra la velutina. | // IÑAKI ABELLA

La Mancomunidade de O Salnés lleva varios años tomándose muy en serio la plaga de la avispa velutina. Para ello cuenta con un servicio especializado que se encarga de retirar los nidos que se localizan, aplicando, cada vez, métodos más avanzados.

La última incorporación que ha experimentado el servicio es la adquisición de una carabina de precisión, capaz de inyectar bolas de veneno a más de 200 metros del nido con una precisión asombrosa, lo que supone una seguridad para los dos operarios con los que cuenta el servicio. A ello también se añade la posibilidad, en un futuro, de usar pequeños explosivos, algo que todavía no está regulado, pero que podría convertirse en una alternativa para la eliminación segura y eficaz de los nidos

Una de las claves de la nueva carabina está en las bolas que lanza esta escopeta, rellenas de un gel venenoso que ha transformado la lucha contra las velutinas, ya que permite acabar con mayor precisión con el nido y es mucho más fácil de transportar que el hielo. Hasta el momento, explicaban ayer José María Pedrouzos e Isaac Padín, se utilizaban bolas de hielo con veneno, pero las velutinas habían aprendido a evitarlas.

El gel es mucho más efectivo que las bolas de hielo y la carabina permite a los operarios disparar con precisión desde una distancia de 200 metros

decoration

“Cada vez que se introducía una de estas bolas, las obreras se sacrificaban aislándolas con el material con el que construyen sus nidos”, explican. Sin embargo, este nuevo método resulta mucho más efectivo ya que, “al tratarse de un gel, las velutinas se impregnan con él y acaban pasándolo de unas a otras”, señalan. A esto se suma que el efecto del gel en el interior del nido puede extenderse durante unos 60 días, mientras que la capacidad de las bolas de hielo era mucho menos efectiva. También resultaba complicado su transporte, ya que había que contar con neveras y demás elementos de conservación del hielo.

En cada intervención, la Mancomunidade calcula que se van a ahorrar entre el 70 y el 75 por cien de los costes de insecticida y se va a ganar en operatividad, ya que permite moverse en un vehículo más pequeño que el camión. Cuando se puso en marcha el servicio, la Mancomunidade recurrió al mejor especialista en la lucha contra la velutina de Galicia, Nolo Andrade, integrante de Protección Civil de Cambre. Ese asesoramiento continúa y “estamos en contacto permanente con él”.

Más de 2.500 nidos retirados


Los datos del trabajo que está realizando el servicio de lucha contra la velutina son abrumadores ya que desde que en 2017 se puso en marcha ha retirado más de 2.500 nidos e instalado 8.500 trampas para capturar especialmente a las reinas. El servicio es utilizado por siete de los nueve municipios de la Mancomunidade y acostumbran a actuar en unas 24 horas. Pero el trabajo de los dos operarios con los que cuenta el servicio no se queda solo ahí. Desde que comenzó a funcionar han estado elaborando un mapa de calor de las velutinas. geolocalizando todos los nidos para estudiarlas. Esa geolocalización ha dado resultados muy positivos, como descubrir su querencia por estar próximas a caudales de agua, o la evolución que han ido experimentando de esconder, cada vez más, los nidos, llegando a colocarlos a grandes alturas, o incluso, a enterrarlos.

Ramón Guinarte: “Es un servicio muy eficaz”


El gerente de la Mancomunidade, Ramón Guinarte, ensalzaba ayer el trabajo que están realizando los dos operarios del servicio de lucha contra la velutina. Guinarte incidía en el hecho de que “se trata de un servicio eficaz y con una capacidad operativa excelente, ya que actúan antes de las 24 horas del aviso en el 95% de las situaciones”. Estos resultados no serían posibles sin operarios formados y sin medios materiales. Así, la Mancomunidade cuenta con un camión grúa que permite acercarse a los nidos más altos y con una pértiga, a lo que se suman dos carabinas, una de paintball que dispara bolas de hielo a 25 metros y, ahora, una carabina de precisión para lanzar gel y que suele utilizar una media de veinte disparos en cada nido. A ello hay que sumar trajes de seguridad y otros vehículos. La Mancomunidade también ha utilizado drones para acceder a aquellos nidos que se encontraban en puntos totalmente inaccesibles. El coste del servicio supone un desembolso anual de 57.961 euros, una cifra que la Mancomunidade quiere reducir pero no sacando material, sino apostando por un incremento de hasta un 20% en la capacidad operativa. “Es un servicio muy barato para el trabajo que hace”, aseguraba ayer Marta Giráldez, presidenta de la Mancomunidade. Una de las cuestiones que reconocieron los dos operarios es que la lucha contra la velutina no es sencilla ya que se trata de un insecto que “aprende y busca fórmulas para evitar ser eliminado”. Así, se han encontrado nidos a más de 60 metros de altura, o incluso “dentro de árboles o enterrados en el suelo”.

Compartir el artículo

stats