Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El refugio de Cambados está al límite de su capacidad por las trabas para la adopción

Las dificultades en los procesos de entrega y el elevado número de abandonos en el confinamiento son las claves | Varias familias acogen el cuidado de gatos en sus casas

Olga Costa, presidenta del Refugio de Animales de Cambados. | // IÑAKI ABELLA

El refugio de animales de Cambados atraviesa por momentos muy complicados. Los efectos de la pandemia también han afectado de manera considerable a su actividad diaria, dificultando incluso los trámites obligatorios a realizar para formalizar una adopción.

Olga Costa, presidenta de la protectora cambadesa, denunció una lentitud en los permisos que está echando atrás a muchos interesados en adoptar. “Es injusto todo lo que nos está pasando. Estamos teniendo problemas burocráticos porque se considera que la adopción de un animal no es algo que merezca la agilidad que requiere. Un proceso de cuatro meses para adoptar es injusto. Creo que desde la Dirección de Benestar Animal se deben tomar cartas en el asunto”, afirma.

Incluso el procedimiento habitual de visita a los animales, previa a la adopción, también se ha visto obligado a variar radicalmente. Curiosamente, hoy mismo, se hará efectiva la entrega de cinco perros y Olga Costa señala que “hemos tenido que organizarlo todo en diferentes horas. Tenemos un protocolo muy claro y lo seguimos a rajatabla. Organizamos todas las entregas en el mismo día y para ello se cita a la gente previamente”.

Recuerda la principal responsable del refugio que “antes de la pandemia había mucha gente que venía a sacar a pasear a los perros para familiarizarse con ellos y semanas después se enamoraba del perro y lo adoptaba. Ahora eso no lo podemos hacer y, aunque seguimos en un ritmo de adopciones similar al de otros años, es cierto que el trabajo que tenemos encima se ha multiplicado para los que trabajamos aquí”.

En el propósito de expansión que ha iniciado el refugio en la adopción, su presidenta se refiere a que Alemania se ha convertido en un país con el que guarda una fluida relación en los últimos años. Si bien, en 2020 se ha dificultado mucho este tránsito. “En marzo teníamos doce animales reservados por una página web. Son animales que aquí no tienen salida, pero desde marzo hasta junio nos fue imposible enviar ningún animal. Además, ahora supone el doble de gastos y todos corren a nuestra cuenta. Analíticas completas, castraciones, vacunas... Mandar cada perro a Alemania nos sale en 350 euros aproximadamente”.

Por otro lado, la capacidad del refugio está nuevamente desbordada. En este sentido, Olga Costa ha querido poner en valor la colaboración de hasta 30 familias cambadesas que se han prestado a dar cabida en sus viviendas a los gatos que están ahora en adopción. “La verdad es que de no ser así, no podríamos atender tantos animales. Pero también es verdad que se nos multiplica el trabajo porque tenemos que ir por todas las casas para poder darles la comida y los tratamientos que son los que le aplicamos en el refugio”.

Recuerda además la presidente que “en los primeros meses del confinamiento el abandono de animales tuvo un repunte elevadísimo, sobre todo en cuanto a gatos. Recogimos muchísimos esos días”.

Consultada acerca de si la época navideña aumentaba el número de adopciones, Olga Costa se mostró tajante al respecto, “no queremos que los animales sean tratados como un regalo. Cuando una persona adopta adquiere un compromiso y por eso queremos asegurarnos con una entrevista previa si está por la labor de asumir la responsabilidad. No nos gusta que se regalen animales como cualquier otro objeto, porque eso siempre acaba en nuevos abandonos como ya nos pasó muchas veces con anterioridad”.

Enfatizar sobre la importancia de la opción de adoptar en caso de querer adquirir un animal, es el mensaje que lanzan desde el refugio en unos tiempos en los que el trabajo allí se ha visto multiplicado a consecuencia de la pandemia.

Compartir el artículo

stats