El Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI, por sus siglas en inglés) y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Fundación Biodiversidad, promueven "Balaenatur: Seguimiento del rorcual azul en la Red Natura 2000". Se trata, básicamente, de un proyecto de investigación científica y divulgación pionero en España que tiene como campo de trabajo las Rías Baixas. Se desarrollará durante un año, estableciéndose para ello un presupuesto total de casi 84.000 euros.

Esta iniciativa de carácter científico se pone en marcha atendiendo al incremento notable de ballenas azules detectado en estas aguas durante los últimos años, pero sobre todo, obedece a la labor realizada ya por el BDRI, a la que se quiere dar continuidad y que se centra en el seguimiento y estudio del conjunto de los mamíferos marinos presentes en Galicia.

Avistan una nueva ballena azul frente a Galicia

Avistan una nueva ballena azul frente a Galicia. // BDRI

"Una especie tan simbólica como amenazada"

Los resultados obtenidos "aportarán información hasta ahora inexistente sobre la biología de esta especie tan simbólica como amenazada"; unos resultados "esenciales para el desarrollo del futuro plan de recuperación de ballenas y para la toma de decisiones en cuanto a la conservación de estos gigantes del mar en nuestras aguas".

Así lo explica el doctor en Ecología Bruno Díaz López, director del BDRI, antes de resaltar que "se trata del primer estudio en aguas españolas sobre la distribución de la ballena azul, por lo que aportará información novedosa sobre esta especie migratoria tan entrañable como poco conocida y estudiada". Además de hacerse en "una zona aún poco explorada y de enorme riqueza en biodiversidad marina, como es la costa gallega".

Su proyecto, "Balaenatur", fue el mejor valorado de entre todas las solicitudes presentadas en la convocatoria de concesión de ayudas de la Fundación Biodiversidad para la conservación de la biodiversidad marina en España.

Ahora, ya como máximo responsable de la investigación sobre la ballena azul en el país, el biólogo ferrolano y demás integrantes del equipo del BDRI, con sede en O Grove, se ocuparán de avanzar en el trabajo que han efectuado ya en los últimos años, profundizando en el mismo para adquirir conocimientos sobre la distribución y comportamiento del gran rorcual dentro de la plataforma continental gallega, y en particular en el interior de zonas de la Red Natura 2000.

Un banco de estudios de 219.000 hectáreas de medio marino

Esto supone intervenir sobre unas 219.000 hectáreas de medio marino, situándose alrededor de 760 en el ámbito de influencia de la isla de Ons, dentro del Parque Nacional de las Islas Atlánticas, y 700 hectáreas más en el Lugar de Interés Comunitario (LIC) Complexo Ons-O Grove.

Así se alimenta la ballena azul en Galicia

Así se alimenta la ballena azul en Galicia. // BDRI

Sin olvidar unas 4.500 hectáreas localizadas en el radio de acción del Parque Natural de Corrubedo, y 179.000 hectáreas del espacio marino de las Rías Baixas, ese decir, frente a las rías de Muros-Noia, Arousa, Pontevedra y Vigo.

Respecto a las Rías Altas, el BDRI tiene previsto intervenir en el espacio marino protegido de la Costa da Morte, centrando la observación de los grandes cetáceos en unas 34.000 hectáreas.

Gracias al trabajo a realizar en tales lugares "obtendremos información hasta ahora inexistente sobre la biología de las ballenas en nuestro territorio; algo esencial para el desarrollo de un futuro plan de recuperación de las ballenas y que pueda servir de base en la toma de decisiones para la conservación de las ballenas en nuestras aguas", asevera Bruno Díaz.

Gran varidad de delfines y diferentes familias de ballenas

De ahí la importancia del "muestreo sistemático" que llevará a cabo el BDRI para seguir a la ballena azul, como también a las demás especies de rorcuales presentes en la costa gallega, "tratando así de dar respuesta a la gran gama de interrogantes existentes sobre los animales estudiados y el ambiente en el que viven".

twee

No hay que olvidar que, junto a la ballena azul (Balaenoptera musculus), ocasionalmente se localizan en Galicia otras cuatro especies, también documentadas por el BDRI, como son el rorcual común (Balaenoptera physalus), el aliblanco (Balaenoptera acutorostrata), la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) y el rorcual norteño (Balaenoptera borealis).

Así pues, siendo consciente de los problemas de conservación que afectan a estos cetáceos, "la mayoría relacionados con la actividad humana", Bruno Díaz y su equipo podrán mejorar el conocimiento sobre tales especies "y contribuir también a aportar información acerca del impacto del cambio climático en la cadena trófica marina, ya que la alimentación de las ballenas está ligada al krill del norte presente en Galicia por fenómenos de afloramiento costero, los cuales, a su vez, están condicionados por el clima".

Registran por primera vez el latido del corazón de una ballena azul

Registran por primera vez el latido del corazón de una ballena azul. // Agencia ATLAs

En relación con esto, el BDRI tiene muy en cuenta que "el cambio climático y las actividades humanas tendrán a corto y medio plazo importantes efectos sobre la biodiversidad marina en España", los cuales "serán particularmente severos en especies amenazadas de carácter migratorio, como la ballena azul, así como en los ecosistemas caracterizados por su rica biodiversidad y gran presión antrópica, como la costa gallega".

De todo ello se dará cuenta no solo desde una perspectiva científica, sino también mediante una línea de acción complementaria, de carácter divulgativo. Se trata, en este caso, de dar a conocer los resultados de la investigación a los ciudadanos y tratar de concienciarlos para la conservación del medio ambiente marino, colaborando para ello con centros de investigación estatales, promoviendo la formación de futuros investigadores y organizando actividades en las calles y charlas en colegios e institutos.

Así se desarrollará el seguimiento de los cetáceos:

Para desarrollar el proyecto "Balaenatur", el BDRI se dispone a realizar un seguimiento de las ballenas, con especial atención a la azul, "centrándonos en sus pautas migratorias, distribución y comportamiento dentro de la plataforma continental y en particular en el interior de zonas de la Red Natura 2000". Los objetivos marcados son:

  • Realizar labores de divulgación y sensibilización de las diferentes etapas del proyecto y de los resultados finales.
  • Revisión bibliográfica de artículos científicos para un mejor conocimiento de la ecología de las especies a estudiar.
  • Organización de campañas de muestreo y seguimiento de los rorcuales dentro de las zonas Red Natura 2000 y/o la plataforma continental gallega. Se estima un mínimo de dos salidas mensuales.
  • Recogida de muestras de tipo oceanográfico, biológico, ambiental y antrópico.
  • Procesado de las muestras y análisis de los datos recogidos.

¿Por qué en Galicia?

El Gobierno de España ha decidido financiar el proyecto del BDRI por las características y objetivos del mismo, por la importancia de las ballenas azules y la necesidad de estudiarlas, como también por la destacada trayectoria científica de este centro de estudios e investigación asentado en O Grove, autor de numerosos trabajos de relevancia internacional.

Pero también se arropa desde el Estado el proyecto "Balaenatur" debido a la riqueza de la costa gallega, "una de las regiones oceánicas más productivas del mundo, caracterizada por su gran biodiversidad y la importancia de sus pesquerías y su acuicultura", puntualiza Bruno Díaz.

El mismo científico que, como hizo en otras ocasiones anteriores al referirse a la abundancia y variedad de mamíferos marinos, resalta que en las aguas gallegas "hay un gran aporte de nutrientes generado por los episodios costeros de afloramiento", lo cual es elemento esencial tanto para la producción pesquera y marisquera como para la llegada de cetáceos a esta costa.

Así pues, Galicia se antoja el espacio marino ideal para actualizar y optimizar la información y gestión de su costa y de la Red Natura 2000 a partir de la conservación de especies migratorias amenazadas y de interés comunitario, como la ballena azul.