Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pontecesures muestra un épico viaje a remo desde Irlanda a Galicia

La exposición "O camiño do mar" estará en la plaza de abastos hasta mañana - Dorna también cede la embarcación "Roxiña"

Presentación de la muestra "O camiño do mar" en Pontecesures. // Noé Parga

Presentación de la muestra "O camiño do mar" en Pontecesures. // Noé Parga

El épico viaje protagonizado por cinco irlandeses en una embarcación a remo desde su país hasta Galicia es el hilo conductor de la exposición "O camiño do mar" que, desde ayer y hasta mañana, podrá visitarse en la plaza de abastos de Pontecesures. Este épico viaje se inició en el año 2014, con cinco tripulantes irlandeses a bordo del barco "Naomh Gobnait" que se marcaron como objetivo emular las comunicaciones que, desde tiempos inmemoriales, unieron a Irlanda con Galicia.

En la presentación de la muestra, además de las autoridades del municipio cesureño, participaron Manuel Lara Coira, presidente del colectivo Buxa que ha elaborado la muestra, y Anxo Angueira, presidente de la Fundación Rosalía de Castro y miembro de la asociación cultural Dorna de A Illa, que ha cedido para la exposición a una de sus embarcaciones, de nombre "Roxiña". A través de la muestra se puede ver como los cinco irlandeses consiguieron recorrer los más de 2.500 kilómetros que separan Irlanda de la costa gallega. Lo hicieron con escalas en Francia y en la costa cantábrica, hasta llegar a Galicia en 2017. El barco llegó a la ría de Arousa, y sus tripulantes descansaron varios días en ella hasta que decidieron seguir camino hacia Oporto para que el bote pasase allí el invierno.

Sin embargo, el 9 de junio de 2018, tras salir del muelle de A Guarda con la idea de recalar en Tui, sufrieron un percance a la altura de la desembocadura del río Miño. Las revueltas corrientes provocaron que el bote zozobrase. A duras penas, y llevando consigo el bote, los tripulantes lograron alcanzar la costa de Caminha, siendo auxiliados por la guardia costera portuguesa. El corazón de uno de los tripulantes, el poeta irlandés Danny Sheehy no resistiría el esfuerzo y acabaría falleciendo poco después. Como homenaje, el colectivo Buxa diseñó este proyecto cultural para tratar de reparar la embarcación, aunque nunca vuelva a navegar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats