Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Martín Códax fija para el domingo el último tratamiento fitosanitario al viñedo

Paco & Lola y Condes de Albarei esperan un poco más -La cosecha podría empezar a finales de agosto en las plantaciones más maduras, pero el grueso será en septiembre

Vendimia de albariño, la pasada campaña. // Iñaki Abella

Vendimia de albariño, la pasada campaña. // Iñaki Abella

Las bodegas salinienses de Rías Baixas apuran estos días los muestreos para definir la vendimia y el plazo para la aplicación del último tratamiento de fitosanitarios. La cambadesa Martín Códax, la firma más grande en volumen de la denominación de origen, ha fijado el plazo para ese último tratamiento para este domingo, 4 de agosto.

El plazo de seguridad entre ese tratamiento y la vendimia debe ser de un mínimo de 21 días, y algunos técnicos consideran que si las condiciones meteorológicas no cambian demasiado, la cosecha podría iniciarse ya a finales de agosto. Aunque otras bodegas probablemente esperen al ecuador de septiembre.

Las otras dos grandes cooperativas vitivinícolas arousanas en la denominación, la meañesa Paco & Lola y la cambadesa Condes de Albarei, prevén llevar un poco más allá ese plazo, que todavía no han fijado. Paco & Lola baraja que esa fecha máxima se lleve en torno al 10 de agosto, y Condes de Albarei haga lo propio trasladándolo a mediados de mes.

"La vendimia -explica David García, responsable del departamento de viticultura de Paco & Lola- parecía hace un mes que podía llegar sobre la tercera semana de septiembre, que es la de por sí natural para el inicio. Sin embargo, estos últimos días con algo de lluvia y las temperaturas menos altas, se ralentizó un poco todo el proceso. De hecho, estamos a expensas de entrar en la fase de envero, que marcará esos plazos para la maduración de la uva. Todo apunta hacia esa tercera semana de septiembre, o si acaso que se adelante una semana, pero no más".

Un plazo que Martín Códax puede adelantar, en función de la ubicación del viñedo, "entre una o dos semanas".

Por su parte, el responsable de este mismo departamento en Condes de Albarei, Alberto Barral, apunta que "la vendimia en nuestra bodega apunta a un año normal, esto es, a partir de la tercera semana de septiembre. A lo sumo que se adelante unos días, pero, tal y como estamos viendo las viñas, no creemos que más".

Las previsiones son la de una uva que entre en vendimia en óptimo estado sanitario, "porque este ha venido siendo un año con pocas complicaciones", afirma Diego García. L

as complicaciones, según este técnico, se habrían producido en junio, pero sin causar mermas. Eso sí, tanto él como sus homólogos de las demás bodegas coinciden en que será una vendimia con cantidades menores, "si bien nos falta cuantificar cuanto será de menos la uva que entrará en esta campaña en bodega".

Informe de Rías Baixas

Los técnicos de Rías Baixas prevén que este año se cosechen unos 36,6 millones de kilos de uva en el conjunto de la denominación de origen, lo que supondría un 5,8 por ciento menos que en 2018. Con esa cantidad, se podrían obtener unos 24,5 millones de litros de vino.

En el informe, que se dio a conocer en el pasado pleno de Rías Baixas, se indica también que la fecha probable de inicio de la vendimia será a principios de septiembre, y que las subzonas más afectadas por el granizo de primavera fueron Condado do Tea y O Rosal.

Compartir el artículo

stats