Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidade deja un solo medico en O Grove para atender a más de 20.000 habitantes

El alcalde Cacabelos califica la situación de "crítica" -Las rotaciones son avisadas por medio de burofax a última hora - Las quejas se producen en cascada el fin de semana

Una concentración reciente en O Grove y sobreimpresionado el cartel con las consultas de ayer. // Muñiz

Una concentración reciente en O Grove y sobreimpresionado el cartel con las consultas de ayer. // Muñiz

Un cartel oficial en la entrada al centro de salud de O Grove que expone que solo pasa consulta un médico no puede ser más elocuente de una indignación entre los profesionales y usuarios que se ha extendido como la espuma pues como explica el alcalde, el socialista José Antonio Cacabelos, "la situación es crítica" en una localidad con una población que "un 26 de julio ronda los 20.000 habitantes".

Tanto los centros de Atención Primaria como los Puntos de Atención Continuada (PAC) de O Salnés sufren una tremenda carestía de profesionales, imposible de remediar con sustituciones ordinarias por lo que se resuelve con rotaciones de última hora, comunicadas incluso a través de burofax, un método infrecuente para este tipo de instrucciones.

Guardias sucesivas en las que un médico cubre tres o más turnos, traslados intempestivos de centros, anulación de descansos y fines de semana, sobrecarga laboral y otras numerosas consecuencias que derivan en una peor atención al usuario se han convertido en la tónica del presente verano en la comarca.

A las quejas de los profesionales de Vilagarcía, Caldas de Reis, Cambados y Baltar el pasado jueves, se suma ahora O Grove donde un médico de Urgencias se lamentó ante el alcalde de que en un día tuvo que atender a 82 pacientes.

En esa o parecida coyuntura se encontraba ayer el "Dr. Escribano", único en la lista de consultas pues los otros cinco de la plantilla del centro de salud de O Grove estaban de baja o vacaciones y, por lo tanto, no se puede contar con ellos.

"La situación es caótica", explicaba ayer una portavoz de los profesionales afectados. "No han querido ver el problema durante años por lo que resulta que ahora no hay médicos suficientes, y ¿cómo lo solucionan?, pues mareando al personal, maltratándolo y ofreciéndoles pésimos contratos", expone.

Cacabelos exige al presidente de la Xunta Alberto Núñez Feijóo que afronte el problema de forma personal y desautoriza al conselleiro Almuíña "a quien hemos solicitado reuniones cinco veces, una a nivel de todos los grupos en el pleno, para hablar de la precariedad sanitaria en O Grove".

"Tener un solo facultativo en un centro de salud como el de O Grove, con 11.000 cartillas sanitarias pero que en estos momentos acoge a unas 20.000 personas por los desplazados es un verdadero dislate".

"La situación de este verano es lamentable e insoportable por lo que exijo a Feijóo que se ponga al frente de la Sanidad y venga a O Grove a solventar este gravísimo problema", añadió.

Cacabelos critica que este sea el modelo de sanidad pública que defiende el PP y Feijóo "para un pueblo turístico como el de O Grove que duplica la población en estas fechas".

La situación se agrava en verano por una deficiente programación vacacional que además viene lastrada por las bajas, jubilaciones y otras ausencias que tampoco se cubren con la diligencia adecuada.

Llegado el verano, la programación se desbarajusta de modo que centros en los que se considera que debe contar con dos médicos de guardia y uno de refuerzo puede quedar sin atención, como pasó hace dos meses en Cambados y A Illa con motivo de urgencias que requerían presencia en la ambulancia para atender a pacientes infartados fuera del centro.

Para resolverlo, la ocurrencia es la habitual de "desvestir un santo para vestir a otro", exponen los profesionales que consideran insoportable un modelo que dista mucho de la calidad que esperan los pacientes cuando buscan inmediatez si sufren una dolencia.

Compartir el artículo

stats